Cuántos nobles hay en España, qué rango tienen y qué impuestos pagan por serlo

Los títulos nobiliarios están sujetos a tributación para que su transmisión sea efectiva

Juan Carlos I distinguió a Vicente del Bosque en 2011 con el marquesado de Del Bosque por "la gran dedicación al deporte español" queriendo demostrarle su "Real aprecio"
Juan Carlos I distinguió a Vicente del Bosque en 2011 con el marquesado de Del Bosque por "la gran dedicación al deporte español" queriendo demostrarle su "Real aprecio"

Los libros de Historia explican que los privilegios del estamento de la nobleza se comenzaron a derruir en la Revolución Francesa de 1789, pero en realidad hay algunos que se alargaron hasta bastante más adelante. En nuestro país, por ejemplo, los grandes de España conservaron el pasaporte diplomático hasta 1984. Desde ese momento, solo ostentan sus títulos nobiliarios, pero no van aparejados a ninguna prebenda más allá de su distinción honorífica y simbólica.

En España hay un total de 2.824 títulos nobiliarios en vigor pero no corresponden a ese mismo número de personas por una sencilla razón: bastantes de ellos concentran varias distinciones. Debido a esto, en España hay unos 2.200 personas con honores nobiliarios.

Un caso llamativo es el de Carlos Juan Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, que, entre sus 37 títulos, es duque de Alba de Tormes, duque de Berwick, duque de Liria y Jérica, conde-duque de Olivares, marqués de El Carpio y grande de España.

Los grandes de España y los impuestos

La Grandeza constituye la máxima dignidad de la jerarquía nobiliaria española. La concede el Rey y generalmente va unida a un título del Reino y se transmite manera hereditaria. Por ello se habla de títulos nobiliarios con y sin Grandeza. Unas 400 personas tienen en España esta consideración.

Quienes reciben un título nobiliario reciben el tratamiento de Ilustrísimos Señores, mientras que los grandes de España (que suelen pertenecer a las casas ducales), tienen asignado el tratamiento de Excelentísimos Señores.

El Rey -y solo el Rey- es quien concede los títulos nobiliarios y también quien sanciona cada una de las sucesiones en los mismos.

Y los titulares de estos títulos deben pagar impuestos a la hora de heredar estos títulos en función de si se trata de una una transmisiones directas (entre ascendientes y descendientes o entre hermanos) o de transmisiones transversales (entre personas no incluidas en el caso anterior).

En el caso de las transmisiones directas de títulos aparejados a grandeza el impuesto de unos 2.800 euros y sin grandeza de unos 800 euros. Mientras que una grandeza sin otro título el tributo es de unos 2.000 euros.

Respecto a las transmisiones transversales, los títulos aparejados a grandeza están sometidos a una tasa de 7.100 euros y sin grandeza a una de unos 2.000 euros. Una grandeza sin otro título, por su parte, debe tributarse con 5.000 euros.

Existe una tercera modalidad tributaria (la más cara) y es la relacionada con la homologación de títulos nobiliarios extranjeros. En este caso, el reconocimiento de un título acompañado de grandeza cuesta unos 17.000 euros mientras que una grandeza simple debe tributarse con 14.000 euros.

El escalafón nobiliario

El Rey, por supuesto, ostenta el título nobiliario más alto y, a continuación, se halla el Príncipe. El escalafón nobiliario prosigue de esta manera

  1. Duque. Actualmente existen 155 ducados en España y todos ellos tienen asociada la grandeza de España.
  2. Marqués. Existen 1369 marquesados.
  3. Conde. Existen 946 condados.
  4. Vizconde. Existen 140 vizcondados.
  5. Barón. Existen 169 baronías.
  6. Señor. Existen seis señoríos que mantienen la consideración de títulos del Reino.

Cabe decir que una parte muy importante de todos estos títulos está concentrada en una decena de casas ducales: Alba, Alburquerque, Fernán Núñez, Infantado, Borbón, Medinaceli, Medina Sidonia, Osuna, Peñaranda y Villahermosa, que acumulan un total de 199 títulos nobiliarios.