Elecciones Andalucía

Arrimadas someterá su liderazgo al refrendo de las bases y asegura que el PP le ha ofrecido “todo”

No dimitirá, aunque lo sencillo para ella es “tirar la toalla” tras los malos resultados en Andalucía. “Nuestra situación es muy dura”, reconoce. Cree que España necesita la alternativa “liberal” de Cs

El día de la jornada electoral en el que Ciudadanos desapareció del Parlamento andaluz, guardó silencio. Inés Arrimadas vio desde Madrid la derrota y desaparición de sus siglas el 19-J en la comunidad en la que gobernó en coalición con Juanma Moreno. Ni el riesgo de que entrara Vox en ese Ejecutivo, ni la insistencia de reeditar el pacto con el PP sirvió para movilizar al electorado naranja.

La moción de censura fallida de Murcia había arrastrado de nuevo a Ciudadanos al hundimiento, y tras las réplicas en Madrid y Castilla y León también se llevó por delante al partido en Andalucía perdiendo los 21 escaños de 2018. Juan Marín dimitió esa misma noche.

El secretario de Comunicación de Ciudadanos, Daniel Pérez, aseguró que su partido no se planteaba hacer cambios en su dirección “ni nada de nada” en ese sentido pese al mal resultado obtenido. Además, señaló que no se había hablado sobre si habría cambios y resaltó que “ni siquiera” era momento de planteárselo porque hay “proyecto”, hay “ganas” y la presidenta, Inés Arrimadas, “está fuerte”.

Refundación

Fue la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien anunciaba anoche el objetivo de refundar el proyecto liberal del partido antes de las municipales ya que, reconoció, “la marca no es percibida como útil por los españoles”. “Lo sabíamos y lo constatan estas elecciones”.

Arrimadas ha indicado que acelera así los plazos “del plan de actuación que lleva puesto en marcha desde hace unos meses, y que ha nacido de las bases para renovar programa, equipos, marca y liderazgo”. En este sentido, apuntó que este plan de renovación del partido deberá estar refrendado por las bases antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales del 2023. También reafirmó la buena gestión de Juan Marín y, sobre la debacle en Andalucía, apuntó que “no es un problema del trabajo hecho ni de las personas que lo han llevado a cabo”.

La líder de la formación naranja, en una entrevista en Espejo Público ha insistido en que ella apuesta porque en España exista “una alternativa a Sánchez que sea moderna, claramente liberal, reformista y que sea una España de ciudadanos libres e iguales”.

Arrimadas descarta su dimisión como pidió a través de las redes sociales Ignacio Aguado y considera que en la vida lo fácil es rendirse o tirar la toalla y “yo creo que este espacio merece la pena luchar por él”. Reconoce que, desde 2019 cada vez que se convoca un proceso electoral es “un sufrimiento” para sus filas por eso cree inevitable una “refundación de todo, no solo de la marca” una renovación que incluya programa y volver a refrendar la Ejecutiva. “Para mí lo más sencillo a nivel personal es tirar la toalla y que el que venga detrás arree”, pero no lo hará. Asegura que “a mí el PP me ha ofrecido todo”, pero dijo que ella lo que quiere “es dormir con la conciencia tranquila y a mí lo que me dice mi conciencia y mi corazón es que España necesita un espacio liberal”.

Arrimadas recuerda que a ella le tocó “heredar el partido en un momento muy complicado” y asegura que lo que no va a hacer es “pegar la estampada cuando vengan mal dadas”-algo que hizo Albert Rivera tras asumir la debacle en las últimas elecciones generales-. “Albert ha sido una persona que ha tenido muchísimos aciertos y también errores, a Albert le tengo un cariño personal de haberle visto hacer crecer este partido”.

Arrimadas ha asegurado que “hay un cronograma” para la refundación, aunque reconoce que los malos resultados en Andalucía lo que hacen es “acelerar los plazos” y se fija como fecha límite para tener el proceso concluido antes de las próximas elecciones municipales