Leonor: El peso de la corona de una princesa adolescente

Su educación es más estricta que la de otras herederas como Amelia de Holanda, Ingrid de Noruega o Isabel de Bélgica.

La Princesa Leonor durante su discurso en los Premios Princesa de Girona
La Princesa Leonor durante su discurso en los Premios Princesa de Girona

¿Compromiso o carga? ¿Cómo sostiene la infanta Leonor su gigantesca Corona en plena adolescencia?

Sin duda, la Infanta se encuentra en una de las etapas más felices del ser humano, aunque también se considera un periodo bastante complejo. La pubertad, el paso a la edad adulta, los cambios anatómicos, fisiológicos, la revolución de hormonas, sin olvidar el proceso psicológico, social y emocional, son factores inevitables hacía la madurez del individuo. Todo esto conlleva una cierta rebeldía en la mayoría de los seres humanos pero... ¿de qué manera afronta este “despertar” una joven de 14 años envuelta en exigencias, compromisos y apariencias, como es el caso de la princesa Leonor?, y ¿qué papel ha jugado su madre, la Reina Letizia en todo este proceso?

Cabe recordar que doña Leonor y su hermana han vivido de manera poco convencional, si se tiene en cuenta el crecimiento de otros niños de su edad y similar status. Y lejos de ser su padre, el rey don Felipe VI, quien apueste por una rigurosa educación, parece que el recorrido educativo ha ido de la mano de su progenitora, la reina.

SU HERMANA SOFÍA, SU GRAN CONFIDENTE Y SU COMPAÑERA DE JUEGOS Y “SACRIFICIOS”

Ha sido ella, quien según se ha publicado continuamente en prensa, les ha restringido el acceso al azúcar, la televisión, internet o los juegos de los dispositivos electrónicos. Asimismo, se dijo que llegó a exigir que sus hijas recibieran una reverencia por parte de sus compañeros de colegio cuando se encontraran con ellas. Ya los padres del centro donde estudian Leonor y Sofía, el Colegio Nuestra Señora de Los Rosales, en Aravaca (Madrid) manifestaron su descontento cuando doña Letizia cambió drásticamente el menú escolar, sustituyendo las grasas, carbohidratos y azúcares, por verduras, pescado y frutas.

Estas normas impuestas por doña Letizia son algo más flexibles para sus hijas los fines de semana, cuando se les permite comer algo de dulces, ver televisión o jugar con dispositivos electrónicos. Mas, el resto de la semana, deben hacer frente a sus estudios y quehaceres, compaginándolos con visitas a museos y clases extracurriculares.

GRAFCAT7450. BARCELONA, 05/11/2019.- Los reyes Felipe y Letizia, junto a la princesa Leonor (d) y la infanta Sofía (i), durante la tercera jornada de los actos de los premios Princesa de Girona que se celebran en el Palacio de Congresos de Barcelona, en la que se analizan, en diversas conferencias y mesas redondas, los principales retos y desafíos de los jóvenes. EFE/Toni Albir
GRAFCAT7450. BARCELONA, 05/11/2019.- Los reyes Felipe y Letizia, junto a la princesa Leonor (d) y la infanta Sofía (i), durante la tercera jornada de los actos de los premios Princesa de Girona que se celebran en el Palacio de Congresos de Barcelona, en la que se analizan, en diversas conferencias y mesas redondas, los principales retos y desafíos de los jóvenes. EFE/Toni Albir FOTO: Toni Albir EFE | EFE

Parece que esta “renuncia” a la libertad o felicidad de adolescencia e infancia ha dado buenos frutos culturales. No en vano, doña Leonor es políglota. Además de Español y catalán, habla francés e inglés. Todo, sumado a que ha adquirido nociones de chino y árabe. Asimismo, presume de gran aplomo y perfecta dicción, cualidades que le ha transmitido su madre, periodista y comunicadora.

Cabe recordar los muchos halagos que recibió la princesa cuando ofreció, en perfecto catalán, un discurso durante la entrega de los premios Princesa de Girona, en Barcelona, el pasado mes de noviembre. También, ha crecido con una niñera británica; y su abuela paterna, la reina emérita, doña Sofía, acostumbra a hablar en inglés cuando está en su ámbito familiar. Todo ello, sin dejar atrás que tanto Leonor como su hermana han acudido a un campamento de verano en EEUU, en dos ocasiones, lo que les ha ayudado a crecer en independencia y lograr más autonomía. Es lógico, pensar que estos momentos unen a Leonor y Sofía aún más, y es que la infanta es el mejor apoyo de la heredera a la Corona, con quien comparte alegrías y “sacrificios”.

La reina Letizia y sus hija, la princesa Leonor y la infanta Sofía en los jardines del Palacio de Marivent / Efe
La reina Letizia y sus hija, la princesa Leonor y la infanta Sofía en los jardines del Palacio de Marivent / Efe

Doña Leonor, quien busca continuamente la aprobación de su madre, cuenta además con la admiración de su padre, el rey Felipe VI, quien ha dicho de ella que “se está preparando con enorme afán y responsabilidad, con unos padres que le transmiten cariño, exigencia y sentido de la responsabilidad, para ese futuro que para ella, para las dos, va a ser de servicio permanente a España”. Está claro que el monarca es quien mejor puede entender a su hija, con quien empatiza perfectamente, teniendo en cuenta que su adolescencia fue muy similar a la de su primogénita.

Está claro que Leonor ha crecido educada para afrontar este momento. Y de momento, no ha defraudado. Si de su padre se decía que era el Príncipe de Asturias mejor preparado de la Historia de España, algo que por otro lado no era difícil, Leonor se prepara para superarle. De momento, ya le supera en idiomas y aunque el expediente académico de la Princesa de Asturias no es público, sus compañeros destacan su inteligencia, desparpajo y ganas de aprender.

OTRAS PRINCESAS EUROPEAS ADOLESCENTES QUE, APARENTEMENTE, DISFRUTAN DE MENOS EXIGENCIAS Y MÁS LIBERTAD QUE LEONOR

A diferencia de España, otras monarquías europeas optan por ofrecer a los herederos y herederas del Trono una educación más convencional, cercana, amable y a la orden del día. Un buen ejemplo se personifica en la princesa Amelia de Holanda, hija de Guillermo y Máxima. Como cualquier otra chica de su edad, se maquilla, se pinta las uñas de colores divertidos y utiliza tacones altos. Además, no dispone de agenda oficial propia y estudia en un instituto público, el Gymnasium Sorghuliet, en la Haya.

La Princesa Amelia de Holanda en una imagen con su padre en 2016.
La Princesa Amelia de Holanda en una imagen con su padre en 2016. FOTO: Patrick van Katwijk GTRES

De igual modo, Ingrid de Noruega, primogénita de Haakon y Mette-Marit, quien acaba de cumplir hace una semana, 16 años, comenzará a ir a un colegio público en el cual terminará secundaria, tras pasar cinco años en un exclusivo centro privado de Oslo. La joven adora el deporte, destacando en el fútbol; y es una apasionada de la música, por lo que toca el piano.

Debe destacarse también el papel de la princesa Isabel, hija de los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde. La joven acaba de cumplir 18 años, edad con la que tiene que renunciar a su paga de 2.500 euros al día, reduciéndose así el gasto de sus actividades personales y educativas.

Teniendo en cuenta este cambio de actitud de otras monarquías europeas que se muestran austeras y modernas, llama la atención que sea precisamente la reina doña Letizia (de origen plebeyo), quien sea tan estricta y exigente a la hora de gestionar las obligaciones y el tiempo de ocio de sus hijas. Es posible que se deba a su afán de perfección y a su constante preocupación por la seguridad de la princesa y la infanta, algo que, al parecer, le hizo protagonizar las conocidas imágenes de su desencuentro con su suegra, la reina doña Sofía, el domingo de Resurrección en la Catedral de Palma de Mallorca, en 2018.. Sin embargo, fue precisamente en ese momento cuando Leonor sorprendió al quitar con desprecio el brazo de su abuela de su hombro. Con este gesto demostró esa rebeldía que se le supone latente, además de dejar claro que tiene un fuerte carácter y una firme personalidad. Parece que el rey don Felipe está un poco “saturado” de tanta mujer fuerte en su familia, por lo que no ha dudado en “escaparse” unas horas para almorzar con sus amigos, en una taberna andaluza, en Madrid, con motivo de su 52 cumpleaños.