Desvelamos la App de citas con famosos y millonarios que ha vetado a Jorge Javier Vázquez

El presentador es persona “non grata” para la jet set que busca amor o sexo a través de la red.

El presentador Jorge Javier Vázquez, en una imagen compartida con sus seguidores
El presentador Jorge Javier Vázquez, en una imagen compartida con sus seguidores larazon.es

Puedes tener todo el dinero del mundo y no por ello, cumplir con los especiales requisitos que una elitista App de contactos impone para acceder al exclusivo mundo de los intercambios sexuales con famosos, millonarios y otros especímenes de la jet set.

Parece increíble que existan herramientas del amor exclusivas para ricos y poderosos, pero así es. Ellos también padecen la soledad y la falta de tiempo para encontrar alivio a su corazón o a su apetito sexual pero además, su fama hace que, en ocasiones, les resulte imposible iniciar relaciones o mantener una vida sexual activa y variada. El peligro de que sus flirteos salgan a la luz les hace ser especialmente cautos.

Por eso, la posibilidad de acabar teniendo una noche loca en una de las mansiones de los cantantes, futbolistas o políticos que pululan por estas elitistas plataformas de contactos, está vetada para aquellos que podrían sucumbir a la tentación de contarlo. Y esto es lo que le ha ocurrido a Jorge Javier Vázquez, el famoso presentador de Telecinco, que ha visto cómo se rechazaba su solicitud a uno de estos selectos clubs del amor debido a su “trabajo al frente de programas del corazón” en Telecinco.

El presentador ha contado en primera persona su decepción al ser rechazado en una elitista app para ligar

El presentador, muy dado a airear sus intimidades, no ha tenido reparo en contar en primera persona cómo ha sido rechazada su solicitud para entrar en una elitista plataforma de contactos y los motivos que le llevaron a intentarlo. "Estando en el aeropuerto de Phuket hablo con un amigo y le explico las dificultades que tengo siendo famoso para darle salida a mi cuerpo moreno-cuenta Jorge en su blog de la revista Lecturas. Él me habla de una aplicación VIP para ligar, y no ese saco de perfiles falsos en las que se han convertido las demás. Para entrar, te tienen que invitar y que la plana mayor de los que están dentro te acepten. “Siendo tú quién eres –me dice–, no tendrás problema. Te hago la gestión y te cuento”.

Emocionado ante la idea de encontrar, por fin, el lugar perfecto para conocer a otros hombres con los que poder mantener relaciones no basadas en el interés o la búsqueda de fama, se extraña al no obtener una rápida respuesta y vuelva a llamar a su amigo. “20 días después le llamo para preguntar y me contesta: “No te han aceptado porque no dejan entrar a gente que trabaje en la televisión relacionada con programas de corazón. Es que muchas y muchos de ellos están casados”. Vaya, hombre. Defiendo en la tele la libertad, el amor libre, la infidelidad como elemento que oxigena a una pareja, los tríos y las orgías y resulta que no me dejan entrar por dedicarme a lo que me dedico"-se sorprende Jorge.

El presentador ha tenido que conformarse con hacerse un perfil gold en Tinder al ser rechazado en el Select, el que da acceso a los VIP. Tras dejar el Gindr (la app gay de contactos), ha decidido mostrarse como es en Tinder, donde dice que "salgo con fotos mías, entre ellas la que colgué en Instagram luciendo cacho para una promo de ‘Supervivientes’.

Aún así no culta su decepción tras ser descartado del acceso a la élite de la aplicación. “Resulta que mientras yo presento ‘Sálvame’- se lamenta Jorge- actores, actrices, empresarios, empresarias, futbolistas, cantantes y elementos de altos vuelos en sus respectivos campos dan rienda suelta a sus deseos. Existe una realidad paralela donde la lujuria campa a sus anchas que tengo vedada por mi trabajo”.

Un negocio rentable que factura millones de euros y sobrevive desde los años 60: las agencias de citas.

Las agencias de citas sobreviven desde década de los sesenta, pero no fue hasta después del 2000, cuando aparecieron las primeras agencias españolas de citas de lujo. Este tipo de empresas como no podía ser de otra manera, en los últimos años, se han mudado al entorno digital, dónde han encontrado un target perfectamente “segmentado” y definido: el de los VIP.

Pero gestionar los contactos entre los pertenecientes a este universo VIP, plagado de rostros conocidos, ejecutivos y profesionales de alto nivel adquisitivo, estrellas de diferentes ámbitos, como el deporte, el cine o la música, implica no sólo asegurar la discreción entre todos los que participan en el negocio, dar un servicio exclusivo y limitar el acceso mediante sofisticados controles de admisión.

Algunas, como Luxy, donde abundan los perfiles de directores ejecutivos, médicos, abogados, inversores, atletas profesionales y “celebrities”, someten a votación pública de sus usuarios a los aspirantes que deben garantizar unos ingresos mínimos de 200.000 euros para ser miembros.

En otras, la selección del usuario llega a tal punto que en MillionaireMatch garantizan “certificados de millonario” y verificación de ingresos de sus miembros. Por una pequeña cuota de 59 euros al mes, los “asistentes virtuales se encargan de seleccionar imágenes en las que salga más atractivo o enviar mensajes ingeniosos por usted”, además de realizar otras tareas tediosas asociadas al flirteo virtual.

Garantizar la privacidad se ha convertido en el late motiv de otras plataformas exclusivas como Raya dónde es imposible realizar una captura de pantalla de la aplicación. En ella, se dan cita y ligan cocineros mediáticos, actores de primer rango, estrellas del pop, diseñadores de moda y jugadores de fútbol de los mejores equipos de Europa. Además de famosos, entre sus usuarios más anónimos hay interesantes perfiles que incluyen a influyentes empresarios y mujeres con brillantes carreras profesionales, que son escogidos mediante un riguroso comité o bien por la aceptación de los otros miembros.

Jorge Javier, desesperado: fue expulsado dos veces de Grindr y es vetado en Tinder Select

Tal y como confesaba Jorge Javier en su blog de Lecturas, hasta ahora era usuario de la plataforma más popular de contactos entre homosexuales: Grindr, una red geosocial y una aplicación de citas en línea destinada a hombres homosexuales, bisexuales y transexuales. Pero a pesar de ser una de las app más conocida dentro del mundo gay, es probablemente la menos indicada para encontrar el amor. Sus millones de usuarios buscan en ella morbo, diversión y sexo express, abundan pocos perfiles con fotos de cara y muchos que muestran los atributos viriles.

Al presentador no le está resultando fácil encontrar el amor o lo que sea que busque por la red. Ya le han expulsado dos veces de Grindr “Por suplantación de identidad, que no se piensan que soy yo el que salgo en la foto. Por segunda vez me he quedado sin Grindr, así que ya no sé qué coño hacer”.

Quizás ese fue el motivo que le llevó a buscar otras opciones para ligar sin sobresaltos. Tras darse de alta en Tinder, plataforma en la que es necesario seleccionar tus intereses ya que está abierta a todas las opciones sexuales, descubrió que existía la opción Tinder Select. Una versión que nació en Estados Unidos y que lleva un par de años operativa en nuestro país, aunque se haya preservado su existencia para asegurar su exclusividad. El denominador común de sus miembros es su alto nivel adquisitivo y su influencia: modelos, jugadores de fútbol, actores y ejecutivos. Para poder acceder es necesario ser usuario de Tinder pero a esta exclusiva versión sólo se puede acceder por invitación, siendo la propia página quién elige a sus miembros.

Así lo explicaba el presentador de Telecinco, que se ha cuidado mucho de no promocionar la plataforma que lo ha vetado, aunque ha dado suficientes pistas para que podamos deducir en que App no ha sido bienvenido: “No sé si el Tinder es gratuito o no, pero he caído en sus redes de una manera muy tonta y me he hecho socio por seis meses. Soy Tinder Gold. Y estoy aprendiendo mucho de ‘matches’ y demás pijadas. En el Tinder salgo con fotos mías, entre ellas la que colgué en Instagram luciendo cacho para una promo de ‘Supervivientes’. Pero, ¿por qué he llegado al Tinder? Ahí voy.”