Corinna Larsen declarará ante el juez García-Castellón en español pero no, en España

El Juez García-Castejón quiere tomarle declaración en la embajada de España en Londres, mientras sus abogados defienden su derecho a hacerlo por videoconferencia y descartan que declare en la Audiencia Nacional.

El 28 de septiembre es la fecha fijada para la declaración judicial de Corinna Larsen en Londres, pero la crisis sanitaria por el Covid 19, podría dar al traste con esta declaración, al menos en la forma en la que se lo plantea el juez Manuel García-Castejón, que trata de conseguir un permiso de las autoridades sanitarias del Gobierno británico que le exonere de la cuarentena obligatoria, para interrogar en persona a la ex amante del Rey Juan Carlos.

La Razón ha podido confirmar esta información publicada en algunos medios de comunicación y que firma Europa Press. Pero, además, hemos podido saber, por fuentes legales próximas a Corinna Larsen, que la alemana declarará en español pero no, en España por consejo de su equipo legal. Como se sabe es el equipo jurídico que encabeza el prestigioso abogado penalista José Antonio Choclán, el encargado de defender a la ex princesa alemana en la pieza número 5, denominada ‘Carol’, de la macrocausa Tándem.

Aunque estas mismas fuentes nos aseguran que no hay inconveniente en que Manuel García Castejón, tome declaración a su cliente en la embajada española en Londres, situada a escasos metros de la residencia de la empresaria en el elitista barrio de Belgravia, de hacerse así implicaría también el traslado de su abogado a Londres, algo que podría evitarse si se realizara por videoconferencia, la que ellos consideran “es la mejor opción y la más habitual en estos casos”.

Lo que sí se descarta es que Corinna Larsen declare en la Audiencia Nacional , en Madrid, ya que “tiene derecho a declarar en su país de residencia, que es Inglaterra”. El equipo legal que defiende a la mujer que ha provocado el mayor escándalo del reinado de Don Juan Carlos I, no la aconseja declarar en España, entre otros motivos, porque se ralentizaría el proceso ya que sería necesario enviar una comisión rogatoria a Inglaterra.

Otras fuentes jurídicas consultadas aseguran que “aunque posiblemente no tengamos antecedentes de que un juez de la Audiencia Nacional se desplace al extranjero para tomar declaración a un investigado, las extraordinarias circunstancias sanitarias lo justifican”.

En ese mismo sentido se manifiestan otros miembros de la Abogacía del Estado que confirman que “en condiciones normales la investigada tendría que desplazarse a España pero, en este caso y debido a los riesgos sanitarios que de ello pudieran derivarse será el juez quién se desplace a Reino Unido para la toma de declaración en la Embajada. Técnicamente la toma de declaración es en territorio español, ya que tiene lugar en la embajada”.

Estos expertos señalan que “no es que se le quiera dar un trato VIP a Corinna, sino que una toma de declaración con traductor, en el caso de que haya solicitado declarar en inglés, y por videoconferencia, no es fácil. Se puede desvirtuar mucho la declaración y ésta es de gran trascendencia”.

Corinna Larsen declarará en español, un idioma que domina a la perfección

Este razonamiento, sin embargo, se viene abajo cuando confirmamos que “Corinna declarará en español, ya que su castellano es perfecto. Aún así, por si hubiera algo que no entendiera bien, estará asistida por un abogado colaborador del despacho de Choclán si finalmente declara en Londres”.

Así las cosas, no parece tener mucho sentido el empeño del juez García-CasteJón en tomar declaración, en persona, a Corinna en Londres. Algo que sólo ocurrirá si prospera el escrito que ha enviado a las autoridades de Reino Unido ser exonerado de guardar cuarentena y poder así viajar a Londres para tomar declaración en persona a Corinna Larsen en la Embajada de España.

El juez la quiere interrogar sobre el supuesto encargo que habría realizado al comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, para obtener información sobre una asistente personal española de la que sospechaba que pudiera estar filtrando información de su vida privada. El encuentro fue grabado por Villarejo durante un encuentro en Londres con Corinna y el empresario Juan Villalonga, y las conservaciones fueron filtradas a la prensa.

En dichas conversaciones se hacía referencia al patrimonio del Rey Juan Carlos fuera de España y al supuesto cobro de comisiones por el contrato del AVE a la Meca, que un consorcio de empresas españolas consiguió gracias a la supuesta intermediación del rey emérito. Las explosivas declaraciones de Corinna en lo que creía era una conversación privada con Villarejo, provocaron el interés de la Fiscalía Anticorrupción que analiza si pide la apertura de una causa por estos hechos en la que el monarca podría ser investigado. Algo, una imputación del Rey Emérito por la Fiscalía Anticorrupción, que los actuales abogados de Corinna consideran “muy improbable” como resultado de la próxima declaración judicial de Corinna.

Aún así, la declaración de Corinna Larsen es de vital trascendencia ya que, sus declaraciones podrían provocar la imputación del Rey Emérito, cuya defensa estaría en manos de Sánchez Junco. El abogado del Rey es fiscal de carrera y trabajó durante años en la Audiencia Nacional como fiscal anticorrupción donde tuvo una intervención primordial en la acusación y condena del banquero Mario Conde, tras la intervención de Banesto.

Sánchez Junco aseguraba el pasado 3 de agosto, pocas horas después de conocerse la decisión del Rey de trasladar su residencia al extranjero, que “Su Majestad el Rey Don Juan Carlos me ha dado instrucciones para que haga público que, no obstante su decisión de trasladarse, en estos momentos, fuera de España, permanece en todo caso a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que considere oportuna”.