Muere John Gilbert Getty, heredero de la fortuna Getty

Su hermano murió en 2015 y su madre el pasado mes de septiembre

John Gilbert Getty
John Gilbert GettyJohn Gilbert GettyJohn Gilbert Getty

Muere otro heredero de la familia GettyLa familia Getty vuelve a estar marcada por la tragedia. John Gilbert Getty, uno de los herederos de la fortuna del petróleo de la familia, ha sido encontrado muerto a los 52 años por causas aún desconocidas.

John Gilbert se dedicaba a la música y fue encontrado muerto en un hotel de San Antonio, en Estados Unidos. La familia está pendiente de los resultados de la autopsia que determinen la causa del fallecimiento.

Ha sido la propia familia la que ha anunciado la mala noticia a través de un comunicado: “Con el corazón apesadumbrado, Gordon Getty anuncia la muerte de su hijo, John Gilbert Getty. John era un músico talentoso que amaba el rock and roll. Lo extrañaremos profundamente” . Hay sagas atravesadas por una corriente de desgracia. Un hado oscuro persiguió los Kennedy y también a los Getty. Otro sucesor dorado, John Gilbert Getty, heredero de la fortuna petrolera de la familia, ha fallecido con apenas 52 años. Lo encontraron en una habitación de un hotel en San Antonio, inconsciente. Un portavoz de la familia dio la noticia: «Con el corazón apesadumbrado, Gordon Getty anuncia la muerte de su hijo, John Gilbert Getty. John era un músico talentoso que amaba el ’'rock and roll’'. Lo extrañaremos profundamente».

Su hermano, Andrew Getty, falleció en 2015. Ambos eran nietos del legendario J. Paul Getty, todopoderoso millonario del petróleo, fundador de Getty Oil junto a su padre. Uno de esos nombres que surcan la historia de los EE.UU. como los Rockefeller o los Carnegie. Dinastías del acero, el oro, el petróleo y otros metales y combustibles del gran capitalismo estadounidense de finales del siglo XIX y principios del XX. Como todos ellos, también mecenas de las artes, patronos de grandes museos, y siempre en el vórtice de la condena histórica por el tratamiento que algunos de ellos dispensaron a los hombres que trabajaban en sus fábricas, explotaciones y minas. La leyenda del magnate Getty fue siempre, también, la del hombre que a pesar de una fortuna colosal había instalado teléfonos de moneda en su casa. Cuando secuestraron a uno de sus nietos, John Paul Getty III, se negó a pagar hasta que le enviaron una oreja en un sobre. Incluso entonces negoció el secuestro a la baja. De los 17 millones iniciales bajó a 2,2. O sea, la cantidad máxima que podía deducir ante el fisco. De paso, le prestó el dinero del rescate a su hijo con un 4,4% de interés. Cero bromas con el secuestro. Retenido durante cinco meses, Getty fue finalmente liberado y, como consecuencia del sufrimiento vivido, acabó siendo pasto de los excesos etílicos y la adicción a las drogas. Sufrió un accidente vascular y quedó dañado de por vida.

Un hijo «en pedacitos»

Aquello quedó en la memoria del país quintaesencia de las tragedias que también sufren los ricos. Un martirologio atroz para un muchacho criado entre el dinero y la bohemia, secuestrado con apenas 16 años cuando estaba en Roma. Para mejor entender la brutalidad de lo ocurrido a lo mejor conviene recordar que junto a la oreja del muchacho llegó un mensaje de sus captores, que pasaban las horas obligándole a jugar a la ruleta rusa. «Esta es la primera oreja de Paul. Si dentro de diez días la familia todavía cree que esto es una broma montada por él, entonces llegará la otra oreja. En otras palabras, llegará en pedacitos», dijeron. Tantos años más tarde, la muerte de John Gilbert Getty recupera para los titulares de sangre y ceniza el apellido mítico. No hay paz para las dinastías sagradas, vapuleadas por la crueldad del tiempo y la evidencia de que su dinero no alcanza para librarlos de la mala suerte. Con este heredero muere otro representante de una saga con una fortuna estimada en cinco mil millones de dólares y cuyo apellido, y colección de arte, dio nombre a una de las grandes pinacotecas de los EE.UU.

John Gilbert era padre de Ivy Getty quien ha compartido una imagen junto a su padre en Instagram con la siguiente leyenda.

“Mi padre fue increíble, el hombre más genial que jamás haya aterrizado en este planeta y siempre seré la hija más orgullosa. Te quiero mucho papá... la vida es cruel a veces... no tengo uno, sino dos ángeles guardianes cuidándome ahora”, decía la joven.