Gloria Camila: «A la gente le molesta que me vaya bien»

Es dulce y cariñosa. También «pequeñita, pero matona». En breve debuta como actriz y se lanza al vacío con más ilusión que miedo. «¡Mi padre está más nervioso que yo!»

Gloria Camila hija de Rocio Jurado Y Ortega Cano
Gloria Camila hija de Rocio Jurado Y Ortega CanoBambú ProduccionesRTVE

Cuando saltó la noticia de que se estrenaba como actriz sentó regular. Aplausos y vítores en los fans incondicionales, pero críticas por parte de quienes consideraron su debut como un atrevimiento inconsciente, un capricho de una niña de papá aburrida o intrusismo voraz en un gremio que agoniza más que nunca por la pandemia. Con su tono pausado habitual, contestó en redes que había pasado un «casting» como todo el mundo. Tampoco tenía por qué justificarse. No es la primera que se mete en esto sin tener experiencia ni será la última tampoco. Especialmente ahora, que las productoras buscan rostros nuevos para refrescar el ambiente. Y si ya alguno tiene tirón mediático, la jugada resulta perfecta.

Así que se presentó y, sorpresa, convenció. «Me encantó la idea e hice la prueba como los demás. No esperaba que me fueran a elegir, pero pasó», nos cuenta. Las nulas expectativas fueron la clave. «Esto es como el rasca, casi nunca te toca, así que le puse ganas sin presiones porque me parecía imposible, me metí muchísimo en el guion y salió bien». Y así es como la hija de Ortega Cano y Rocío Jurado se hizo con el papel de Cloe en la serie diaria de La 1, «Dos vidas» que TVE estrenará en breve.

No sin papá

Dice que se ha sentido muy arropada por el equipo y que está aprendiendo mucho, que si la cosa sale bien no descarta seguir explorando estos mundos y que solo quiere ser feliz sin hacer daño a nadie. Hay que creerla. Conocerla es saber que siempre ha sido una niña dulce, cariñosa y con un carácter fuerte, pero bondadoso. No lo ha tenido fácil. Ha crecido rodeada de polémicas por razones dispares. La muerte de su madre ya fue dura, pero le siguió el comportamiento errático de su hermano por sus adicciones y la entrada en prisión de su padre. Digerir eso a ciertas edades es casi una misión imposible. Maduró rápido. Casi a la fuerza. Pero en esta ocasión no nos habla de ello. Hay temas vetados durante esta charla. Y no por ella, sino por la productora. Disciplinada y con el vértigo lógico de la principiante, obedece y calla.

Siempre ha sido llamativamente educada. Y en ese comportamiento exquisito reposa la mano que la ha mecido durante todos estos años: su padre. Se adoran. Debilidad mutua. El pasado 31 de diciembre daba positivo en coronavirus toda la familia y a ella quien más le preocupó fue Ortega Cano. «Está bien, ya estamos todos limpios. Mi padre tiene una larga trayectoria y los años van pesando... Pero debo decirte que es un hombre con un alma joven y además está fuerte, hace mucho deporte, me coge en brazos... Nos divertimos mucho juntos». Siempre ha sido así. Por eso su apoyo es vital en su nueva faceta como actriz: «Está entusiasmado, me apoya muchísimo en todo lo que hago y tiene unas ganas locas de ver el estreno de la serie. ¡Lo que está es más nervioso que yo! Está impaciente por ver qué hago en la serie».

Habrá actividad en las redes ese día. Y no todo será agradable. «Es que parece que cuando a alguien le va bien en la vida a la gente le molesta, pero hay que pasar de eso y aprovechar las oportunidades, disfrutar de lo que tienes e ignorar los comentarios desagradables. Me criticarían de todos modos aunque hubiera estudiado, así que voy a ser feliz. Que hablen está bien». Ya lo decía Oscar Wilde, lo triste sería que no lo hicieran. «Es que yo soy pequeñita pero matona –matiza entre risas–. Tengo mucho carácter, pero me contengo».

Lo que decíamos, educación. Clave también para sobrevivir en algunos ambientes. En el rodaje, por suerte, todo son mimos: «Nadie me hace el vacío, tengo unos compañeros maravillosos. Me están ayudando mucho con las cosas que más me cuestan». Por ejemplo, hacer de novia de alguien por quien no siente nada. «Actuar es muy difícil, pero hacer de pareja de otra persona teniendo una en la vida real te hace sentir rara. Poco a poco lo voy consiguiendo». Y sin celos por parte de quien es su novio desde hace más de un año, David. «Él sabe que estoy actuando y no pasa nada, me apoya en todo también. Ten en cuenta que es una persona anónima que no está en este mundo mediático, así que todo es nuevo para él, pero es muy bien chico, estoy muy orgullosa de él». Ya solo queda esperar a que se estrene. A ver qué dicen los expertos. Ella aceptará todo «siempre que sean críticas constructivas».