Jaime Peñafiel: “Sería una irresponsabilidad que las infantas no se hubieran vacunado”

El periodista y escritor acaba de presentar su nuevo libro, «Los reyes también lloran»

El periodista Jaime Peñafiel en una imagen de archivo
El periodista Jaime Peñafiel en una imagen de archivo FOTO: Ballesteros EFE

Jaime Peñafiel presenta su nuevo libro, «Los reyes también lloran» (Grijalbo) en el que defiende a Don Juan Carlos al considerar que «no ha cometido ningún delito. Es un delito fiscal. Aceptar donaciones no es delito, aceptar comisiones, tampoco. Es delito si no lo declaras». Además, añade que la regularización «ha sido de unos vuelos privados, por valor de 8 millones de euros. Eso tampoco es un delito». Peñafiel resalta que la principal víctima de esta historia es Doña Sofía de quien no entiende por qué no se ha divorciado: «Su hija la infanta Elena lo hizo y su nuera, Letizia, es divorciada. A nadie sorprendería».

«Los reyes también lloran», un título al que añade «lloran sangre». «El Rey nunca ha llorado más en público que en El Escorial, en el funeral de su padre el Conde de Barcelona. Fue el momento en el que, además, le he visto más unido a Doña Sofía. Eran lágrimas de arrepentimiento creo yo por lo mucho que había hecho sufrir a su padre, desde el accidente en el que falleció su hermano Alfonso, hasta la renuncia como heredero».

EL REY EMÉRITO JUAN CARLOS DE BORBÓN EN ABU DABI
EL REY EMÉRITO JUAN CARLOS DE BORBÓN EN ABU DABI

Con respecto a la marcha del emérito a Dubai, el escritor tiene claro que el único culpable ha sido su hijo: «Fue Felipe VI el que le echó, presionado por el gobierno de Sánchez e Iglesias que tienen como único objetivo cargarse la Monarquía. Pedro Sánchez no parará hasta que sea el presidente de la república». «Le presionaron y fue un momento infame», añade. «Es algo ilegal. Volverá en cualquier momento. Puede regresar cuando quiera. Su marcha me pareció cruel y triste para todos los españoles. Con esta decisión parece haberse abierto la veda para que todo el mundo entre en la vida de Don Juan Carlos», añade.

Con respecto a Corinna Larsen, Peñafiel afirma que actúa como «una mujer despechada y es muy peligrosa. Él pensaba casarse con ella, de hecho llegó a pedirle la mano a su padre a la antigua usanza. Se reunió con sus hijos y todo para decirles que se iba a divorciar y Felipe le dijo que tendría que abdicar. Pero pasó algo que yo no entiendo, le dijo a Corina que tenía otra amante, una valenciana. La otra coge un cabreo de mil demonios y rompen la oportunidad de casarse, que no la relación, porque luego siguieron viéndose».

Don Juan Carlos y Corinna Zu Sayn, en Barcelona (2006)
Don Juan Carlos y Corinna Zu Sayn, en Barcelona (2006) FOTO: SCHROEWIG/Maelsa GTRES

La historia se repite

Ante la polémica vacunación de las Infantas Elena y Cristina, Peñafiel señala que «se han puesto la vacuna porque van a ver a su padre que es una persona vulnerable. Van a un país donde todo el mundo se está vacunando, donde hasta los ricos de otros países acuden a vacunarse. Me parece una medida de prevención. Sería una irresponsabilidad que las infantas no se hubiesen vacunado, aquí o allí. No le han quitado la vacuna a nadie de España».

Las infantas Cristina y Elena
Las infantas Cristina y Elena FOTO: Daniel Ochoa de Olza AP

Peñafiel concluye que la historia se está repitiendo. «Fue Don Juan Carlos quien pidió a Felipe que rompiera con Eva Sannum. Ahora es Don Felipe quien le pidió a su padre, que lo hiciera con Corinna. También con la formación de la princesa de Asturias. Don Felipe fue enviado a Canadá para alejarle de las faldas de la Reina Sofía. Es lo que se está haciendo también ahora con la princesa Leonor, separarla de su madre para que pueda crecer en libertad».