Este es el desconocido y tétrico final de Villa Jurado, el escenario de la docuserie de Rocío Carrasco

La que fue la mansión de La Moraleja de la cantante entró en subasta pública por ejecución hipotecaria. Desvelamos a su misterioso propietario

R.P. DE ROCIO JURADO EN SU DOMICILIO DE LA MOEALEJA PARA EXPLICAR SU ESTADO DE SALUD Y TRATAMIENTO DE SU ENFERMEDAD.
R.P. DE ROCIO JURADO EN SU DOMICILIO DE LA MOEALEJA PARA EXPLICAR SU ESTADO DE SALUD Y TRATAMIENTO DE SU ENFERMEDAD.CONNIE G. SANTOSCONNIE G. SANTOS

El 24 de febrero de 2008 José Antonio Alonso, entonces propietario de la inmobiliaria de lujo HouseKeeping, aseguraba que por ser amigo de la familia prefería no hablar, pero que habían cerrado la venta de Montealto, una mansión de tres plantas construida sobre una parcela de 2.750 metros. El inmueble no era el más grande ni el más lujoso de La Moraleja, la selecta urbanización de la localidad madrileña de Alcobendas, pero sí uno de los más mediáticos. Este chalet situado en el paseo Conde de los Gaitanes llevaba desde su construcción en 1985 con el sobrenombre de Villa Jurado, por el apellido de su ilustre habitante: la cantante Rocío Jurado. Alonso explicó entonces a la Prensa que la intención del nuevo propietario no era vivir en la casa, sino reformarla y alquilarla una vez terminada la obra. Ya estaba pensado hasta el precio de arrendamiento: unos 18.000 euros mensuales. Detrás de la venta de Villa Jurado había una tragedia, la muerte de la matriarca del clan. La cantante falleció el 1 de junio de 2006 víctima de un cáncer de páncreas. Dentro de la herencia, figuraba esta mansión, la joya del testamento, motivo de disputas silenciosas y terrible escenario de la docuserie con la que Rocío Carrasco está mostrando al mundo sus dos décadas de silencioso sufrimiento junto a Antonio David Flores.

Entre estas paredes, a un paso de la mansión de Tita Thyssen o la del futbolista Sergio Ramos y la presentadora Pilar Rubio, fue donde Flores y Carrasco vivieron como matrimonio. Pero también donde «la más grande» falleció después de ser trasladada de Estados Unidos. Allí no pudieron detener el avance de su enfermedad. El estremecedor tele-relato de Rocío Carrasco nos devuelve de nuevo a la casa de su progenitora. Desde el porche de esta vivienda la Jurado pidió a la joven de 18 años que meditara su decisión de casarse con Antonio David. Y cuando lo contaba escenificaba la escena: «Me postré de rodillas para que no se fuera». Allí se instaló junto a Antonio David y lo hizo en dos momentos distintos de su ajetreada vida marital. La primera a su regreso de Argentona. Rociíto estaba por entonces embarazada de su primer vástago, la pequeña Ro. Años más tarde volverían a residir allí coincidiendo con el proceso de gestación y primeros años de vida de David Flores, hoy mayor de edad. A esta casa Antonio David Flores siempre quiso volver incluso ya separado de su mujer, ya que consideró siempre que era el domicilio donde debían criarse sus hijos (con él). Esta vivienda también estuvo plagada de momentos dulces. Era una casa de puertas abiertas y la artista recibía para celebrar todo lo celebrable. Desde la primera comunión de Rocío hasta sus cumpleaños. Una casa por cuya escalera blanca, según el reciente testimonio de la propia Rocío Carrasco, subió Rocío Jurado alertada por los gritos de su hija en el momento en que esta rompe con el ex guardia civil.

Rocio Jurado y José Ortega Cano posan con sus dos hijos adoptivos José Fernando,de 5 años,y Gloria Camila,de 4,en Madrid, tras su regreso de Colombia ,donde nacieron los pequeños.
Rocio Jurado y José Ortega Cano posan con sus dos hijos adoptivos José Fernando,de 5 años,y Gloria Camila,de 4,en Madrid, tras su regreso de Colombia ,donde nacieron los pequeños.PACO TORRENTEEFE

Esta casa es también el origen del patrimonio de Gloria Camila y José Fernando Ortega, los hermanos de Rocío Carrasco. Ambos, tras la venta de la propiedad, recibieron como caudal hereditario una cantidad que rondaba el millón de euros. Mientras que Rocío, la única hija biológica de la Jurado, rozaba los dos. Una partición –poco equitativa– pero así dispuesta por Rocío Jurado en testamento. Ortega Cano no recibió nada de la casa en herencia, tan solo las reses bravas de Yerbabuena. Rosa Benito fue entonces al programa de Ana Rosa a explicar semejante decisión, y manifestó que, aunque la finca ya era del torero, su cuñada gastó en vida mucho dinero para mejorarla. La cuñada de Jurado sostuvo entonces que ésta había favorecido a su hija biológica frente a los pequeños colombianos adoptados, porque «mi sobrina está más desprotegida que los niños. Ella, la pobre, ya no tiene ya ni padre ni madre, y Gloria Camilla y José Fernando tienen a un progenitor con un enorme patrimonio. ¿Sabéis lo que tiene Ortega Cano? A los niños no les va a faltar de nada», deslizó entonces Benito.

Concurso de acreedores

¿Qué queda hoy del búnker que construyó Rocío Jurado para proteger a los suyos? La respuesta es nada. Tan en secreto como se vendió a un anónimo empresario y tan silenciosamente como todas las empresas allí domiciliadas pasarían –con otra composición accionarial– al domicilio de Rocío y Fidel a su chalet de 400 metros cuadrados de Valdelagua, en el norte de Madrid, la casa entró en concurso de acreedores. Algo tuvo que ver que la compra se gestara en plena crisis del boom del ladrillo, pero esta es otra historia. Una cadena de impagos por parte del nuevo propietario hizo que el inmueble entrase irremediablemente en subasta hipotecaria a través de la web del Boletín Oficial del Estado (BOE). Una puja anónima y telemática sin espacio para mitómanos. Fue un miércoles 25 de enero de 2017. Para entonces la propiedad ya presentaba un aspecto de abandono, que ahora se aprecia a primera vista. Se subastó por 3,8 millones por una deuda de 2,9 millones con Bankia. Sorprendentemente, la puja quedó desierta y el juzgado de primera instancia de Alcobendas otorgó la vivienda el 12 de marzo de 2018 a la mencionada entidad bancaria, que es su actual propietario, según ha podido verificar este medio.

Vivienda de Rocío Jurado en La Moraleja.
Vivienda de Rocío Jurado en La Moraleja.CIPRI PASTRANO DELGADOLa Razón

Todo está como lo dejó la Jurado, ya que desde 1986 que se hizo la piscina no consta la existencia de obra alguna en el inmueble. Eso sí, la valla exterior luce impoluta y la hiedra está perfectamente cuidada. El pretendido lavado de cara que el nuevo propietario iba a hacer al interior del inmueble nunca se produjo. Y, al menos legalmente, las obras no se han hecho en el inmueble, al no constar estas en el consistorio municipal. La última entrega de «Rocío: contar la verdad para seguir viva» fue vista en algún momento por 6.374.000 personas. El programa de La Fábrica de la tele congregó a 2.248.000 espectadores de audiencia media y el 25,2% de cuota de pantalla. Muchos de ellos devoran las antiguas fotos de Villa Jurado. Esas que mostraban amplios ventanales, un piano y mucho blanco al estilo Miami. Ahora los 400 metros de semisótano, donde estaba la zona de servicio, la caldera, la bodega y la sauna permanecen en silencio. También la primera planta de 360 metros donde están los salones, cocina, despachos, tres baños y el dormitorio principal. También habita el olvido en aquel complejo segundo piso de 163 metros y sus dos dormitorios donde se rompió la relación entre Rocío y Antonio David, que tantas horas de contenidos televisivos está ocupando en tiempos de covid. También, la piscina de 95 metros cuadrados, que acabaron climatizando, yace sin algarabía alguna, como el jardín y las terrazas, antaño con cómodos sillones blancos. El ojo avizor de Google Maps la desvela gris, mientras que las colindantes lucen azules. «Aquí no se baña nadie que murió Rocío Jurado», cierra una veterana vecina de esta urbanización.