Gente

El divorcio del emir de Dubai, el más caro de la historia de Reino Unido

El jeque deberá pagar a Haya de Jordania y sus dos hijos 645 millones de euros, según ha ordenado la justicia británica

Imagen de archivo de la princesa Haya de Jordania y su todavía marido, el emir de Dubái.
Imagen de archivo de la princesa Haya de Jordania y su todavía marido, el emir de Dubái.

El emir de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum, deberá pagar a su exmujer, la princesa Haya Bint Al Hussein, y sus dos hijos unos 550 millones de libras (645 millones de euros), la cifra más alta fijada por un tribunal británico en un caso de divorcio.

El Tribunal Superior de Londres dio a conocer ayer su decisión sobre la compensación que recibirá su sexta esposa, Haya de Jordania, de 47 años, que se eleva hasta los 251,5 millones de libras (295 millones de euros). Un final feliz tras la ardua batalla legal de la princesa, huida de Dubai en mayo del 2019 al temer por su vida y el secuestro de sus hijos.

Mohamed bin Rashid Al Maktum, el Emir de Dubai
Mohamed bin Rashid Al Maktum, el Emir de Dubai

Además el emir, de 77 años pagará de forma continuada a sus hijos, Al Jalila y Zayed, de 14 y 9 años, respectivamente, a través de una garantía bancaria de 290 millones de libras (340 millones de euros) en concepto de manutención como menores y su seguridad financiera ya como adultos, según decretó el juez.

La justicia británica también ha ordenado al jeque que pague los gastos de la seguridad que necesitan su exmujer y sus hijos. “Dado su estatus y la amenaza general de terrorismo y secuestro que afrontan en consecuencia, son particularmente vulnerables y necesitan un alto nivel de seguridad para continuar a salvo en este país”, ha dictaminado el juez quien, además, reconoce, que “la principal amenaza a la que se enfrentan [la princesa Haya y sus hijos] proviene del propio jeque”.

Una vez conocida la sentencia, un portavoz de Al Maktoum ha emitido un comunicado en el que afirma que el emir, primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), “siempre ha garantizado que sus hijos estén bien cuidados”. “El tribunal ha decidido ahora sobre la cuestión financiera y él no desea efectuar comentarios. Ha pedido a los medios que respeten la privacidad de sus hijos y que no se entrometan en sus vidas en el Reino Unido”, concluye la nota.