Gente

Ortega Cano, los 68 años del frutero de “Sanse”

El diestro cumple hoy años en plena tormenta mediática por la docuserie de Rocío Carrasco

Ortega Cano, en 'Viva el Verano'
Ortega Cano, en 'Viva el Verano' FOTO: Mediaset

Hoy José Ortega Cano reunirá alrededor de su mesa a su familia para soplar las 68 velas con que celebra su cumpleaños. Como siempre, será un cumpleaños marcado por las ausencias y las presencias. Por un lado, la presencia de su mujer, Ana María Aldón, y sus hijos, el pequeño José y Gloria Camila. Por otro lado, estará marcado por la ausencia de su hijo José Fernando, que falta a la cita desde hace cuatro años, el tiempo que lleva ingresado en el centro psiquiátrico de Ciempozuelos. La otra falta que sobrevolará en el ambiente y que es una constante en la vida del maestro será la de Rocío Jurado. Este año se hace más presente que nunca debido a la docuserie de su hija Rocío Carrasco y el homenaje que la cadena de Fuencarral le brindó hace unos días, como preludio de la segunda temporada de la misma. Un homenaje en el que José Ortega Cano no quiso participar -no fue invitado tampoco-, y se limitó a ver por televisión desde su casa, asomando alguna lagrimilla.

“Es hora de que se me tenga un poco de respeto”

Ortega Cano en una imagen de archivo
Ortega Cano en una imagen de archivo FOTO: Cristina Paredes GTRES

La vida del maestro en los últimos tiempos es un torbellino mediático pese a estar retirado de los ruedos. “Es hora de que se me tenga un poco de respeto con mi vida personal y mi vida en sí”, reclamaba el diestro. La vuelta de Rocío Jurado a la actualidad con la docuserie de Rocío Carrasco ha hecho que la calma habitual se trastoque. Su día a día en lo sustancial no ha cambiado. Vive tranquilo en su chalet de una urbanización de Algete, ajeno al ruido y la polémica en la medida que le es posible. Aconsejado por los médicos, y debido a una dolencia cardíaca que le ha ocasionado no pocos sustos, intenta evitar a toda costa picos emocionales que le jueguen una mala pasada a su maltrecho corazón. No en vano el diestro fue operado del corazón el pasado mes de junio para renovarle dos stent.

Una paz truncada

Por ello, siguiendo el consejo de los galenos, ocupa el tiempo en su hijo José, al que acompaña a diario al colegio, y en dar largos paseos siguiendo el protocolo médico de hacer deporte moderado, que le sirve para mantenerse activo. La paz se ve truncada muchas veces sin poder evitarlo. Ana María, su mujer, trabaja como colaboradora en Viva la Vida, y el hecho de sentarse en la silla le convierte indirectamente en centro de la noticia, a su pesar. Su hija, Gloria Camila, también hace lo propio en Ya son las ocho, el espacio de Sonsoles Ónega. Son el contrapunto estudiado de la cadena de Fuencarral para añadir leña al fuego propagado desde hace meses con el testimonio de Rocío Carrasco. Un fuego cruzado en el que José Ortega Cano se encuentra inmerso sin poder evitarlo.

Rocío Carrasco, Ortega Cano y Rocío Jurado
Rocío Carrasco, Ortega Cano y Rocío Jurado FOTO: Gtres

Al margen de su azarosa vida personal, en la que el pasado vuelve cíclicamente a ser presente, los negocios no le han ido mal al torero murciano. El diestro ha dedicado su patrimonio a invertir en negocios de todo tipo, especialmente relacionados con la informática, las frutas y la inmobiliaria. A las sociedades ya liquidadas como Inverprur Sureste, Massima Europea Ergolus o Pomodeur, se le unen otras actuales en las que el diestro figura como cargo directivo a día de hoy. Hoy, Ortega dedica sus recursos en empresas dedicadas a diversos sectores, desde la formación, como Centro de Formación Master I y Master Informatica I Muntatges, situadas en Tarragona y de las que es administrador único, a la venta de automóviles, con Automóviles Gran Clase, gestionada por su sobrino Paco Ortega, o la promoción inmobiliaria, como Proconsenergy, Inversiones Ortega Cano, radicadas en Murcia, tierra natal del torero y que no presentan actividad.

Caso aparte merecen dos empresas. Estructuras Rocasur, localizada en la Motril, y en la que Ortega ocupa cargo de apoderado es de las pocas empresas del diestro que presenta cuentas. Aunque los números no son demasiado halagüeños. La empresa declaró ventas el último año por valor de 374.017 euros con unos activos de 161.914 euros. Pese al prometedor resultado de explotación, declaró unas pérdidas al final del ejercicio de -8 euros. Pero sin duda el negocio que más alegrías le da al diestro es el de la fruta. Ortega Cano es socio de Grupo Alifruit Sabor de la Tierra SL, una empresa constituida en 2014, radicada en Archena, en plena huerta murciana. La empresa, cuyo último balance data de 2018, facturó 11.311.046 euros generando beneficios por valor de 36.440 euros. Con unos activos declarados de 7.905.978 euros, la venta de fruta, curiosamente, a lo que se dedicaba su padre en San Sebastián de los Reyes allá por los años 50 para sacarlos adelante, es hoy su mejor negocio.