Gente

El tsunami de corazones rotos tras el huracán Rocío Carrasco

La vuelta a los medios de la hija de Rocío Jurado ha revolucionado todas las relaciones de su alrededor

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco FOTO: Gtres

El huracán Rocío Carrasco es imparable. Desde que hace justo un año se anunciase el documental de ‘Rocío Carrasco: Contar la verdad para seguir viva’, la hija de Rocío Jurado ha arrasado con todos los que estaban a su alrededor y que le molestaban, incluso con las relaciones sentimentales consolidadas que había en su familia.

El primer matrimonio que se rompió fue el suyo propio con Antonio David Flores. La relación se rompía solo tres años después, pero con dos hijos de por medio, Rocío Flores y David. Tras esa relación, la hija de Pedro Carrasco se unión a su actual marido, Fidel Albiac, la única pareja que, a día de hoy, sigue sin tambalearse y ha salido ilesa del huracán Rocío Carrasco.

Otra de las parejas damnificadas ha sido la relación de su hija Rocío Flores y su novio, Manuel Bedmar. Los jóvenes mantenían una consolidada relación hasta este año, que, después de muchos años, han sufrido un tremendo bache sentimental y casi rompen. Seguramente haya influido mucho el estado anímico de la hija de Antonio David tras la emisión del documental de su madre en los problemas de pareja que hayan tenido entre ambos. Aunque, finalmente, y tras muchas especulaciones sobre una posible ruptura, la misma Rocío Flores confirmaba que seguía con el joven.

Rocío Flores y Manuel Bedmar
Rocío Flores y Manuel Bedmar FOTO: @rotrece Instagram

Pero, sin duda, el matrimonio que más se ha tambaleado tras el fenómeno mediático que ha supuesto la historia de Rocío Carrasco ha sido el de Ortega Cano y Ana María Aldón. La familia, que siempre se había mostrado unida y como un bloque, se ha ido desmoronando en directo. Todos los espectadores han podido ver como la relación se ha ido truncando semana tras semana, después de cada nueva emisión de un nuevo capítulo del documental. Y, es que, según parece, la andaluza ha simpatizado en algún momento con el relato de la hija de Rocío Jurado y ha entrado en discrepancia con su familia, creando una brecha que a ido creciendo semana tras semana hasta encontrarse separados por un abismo. A día de hoy, la familia Ortega Aldón está colgando de un hilo y los rumores sobre un inminente divorcio siguen avivándose por momentos.

Rocío Carrasco ha conseguido desestabilizar sentimental, de manera directa e indirecta, a gran parte de su familia, mientras que su matrimonio, el que siempre ha estado cuestionado durante años, ha salido más reforzado que nunca.