Gente

El Litri y Casilda: la boda de moda que se celebra hoy

Las nupcias son de bajo perfil. El ex torero no tiene aún la nulidad de su enlace con Carolina Herrera

Casilda Ybarra y Miguel Báez, 'El Litri'
Casilda Ybarra y Miguel Báez, 'El Litri' FOTO: GTRES

Cuentan que no fue amor a primera vista, pero que sí congeniaron. Hasta esa primera vez, no habían coincidido, a pesar de pertenecer a círculos sociales y empresariales comunes. La familia de Casilda, por parte paterna, pertenece al mundo aceitero y de alimentación. Por parte materna, la novia es hija de Casilda Fontcuberta Alonso-Martínez que forma parte, junto con sus hermanos, del holding hotelero Hispanohotel y con residencia en Madrid y en Sevilla. Todos ellos tienen un perfil que nada tiene que ver con las apariciones en fiestas de marcas comerciales de otros apellidos también sonoros. Una de sus tías, Magdalena, estuvo casada en segundo matrimonio con Maximiliano Hohenlohe-Langeburg, que la unía con la Casa Medinaceli. Un árbol genealógico importante que va unido a la norma de la casa que se resume en discreción, ante todo. Y así quieren que se mantenga en la boda y en el futuro.

Si no hubiera sido porque el noviembre pasado se supo del romance de Casilda con Miguel Báez, la vida de esta licenciada en Historia y Geografía se habría mantenido en la misma línea. La pareja no se ha escondido durante el tiempo que no eran visibles para la prensa. Hacían su vida tanto en Sevilla, como en Madrid o en Punta Umbría, donde Miguel Báez tiene su propia casa. Si el pedigrí de la novia es potente, el de la familia Báez Spínola no tiene nada que envidiar. La madre del torero y madrina de la boda, Conchita Spínola, pertenece a una de las familias con más solera de Madrid y Extremadura. Son tres hermanas, y la mayor, Mayte, mecenas y pintora, fundó el Grupo Pro-Arte y Cultura. Hace cuatro años, Miguel recibió la Medalla de Oro de este grupo cultural y artístico. Si los Ybarra son discretos, los Spínola lo son más.

Miguel Báez, 'El Litri', en una imagen de archivo
Miguel Báez, 'El Litri', en una imagen de archivo FOTO: KLA GTRES

Pudiendo hacer una boda por todo lo alto, los novios han querido una ceremonia de perfil bajo que será civil, ya que el empresario no tiene la nulidad de su anterior matrimonio con Carolina Herrera, de la que se divorció hace cuatro años. No habrá misa nupcial, pero sí una bendición que oficiará el sacerdote Ignacio Sánchez Dalp, amigo de la pareja. Se celebrará en el cortijo Carrascalejo, en Sanlúcar la Mayor, propiedad de la familia Báez Spínola. En la zona verde, junto a la piscina, se han instalado las mesas para el convite, y actuarán Los Alpresa, entre otros flamencos.

Hay cerca de doscientos sesenta invitados que van a disfrutar de un cóctel y un almuerzo servido por la firma Alda & Terry. Los hijos de Miguel: Olivia, Miguel y Atalanta, tienen un papel importante en la ceremonia. Sin quererlo Miguel y Casilda se han convertido en la pareja de moda y su boda en una de las que despiertan más interés.