Gente

Javier Conde: “Estrella es única. ¿Cómo no voy a estar enamorado?”

Consorte de una Morente, el torero y empresario habla con LA RAZÓN de su esposa, sus dos hijos, Ortega Cano y los problemas de torear

Javier Conde
Javier Conde FOTO: KLA ©GTRESONLINE

Estrella Morente y Javier Conde, se han convertido en la pareja más sólida, en la esfera del mundo de la tauromaquia. Forman un tandem perfecto, que allá donde va uno, allá va el otro. La hija de Enrique Morente, se subió a las tablas en la cantera de la cantera de Nagüelles, para ofrecer un concierto en Starlite con su nuevo disco ‘Leo’. Y allí estaba Javier Conde incondicional de su esposa atendiendo a LA RAZÓN, con la amabilidad que siempre hace gala. En la entrevista que mantenemos con el diestro, significa que: «Estrella da todo en Marbella, como siempre. Pero estamos pasando un mal momento por la pérdida de la abuela, que ha sido como la segunda madre de mi mujer y sigue aun muy apenada». Y es que la cantante con su ultimo trabajo ha querido rendir homenaje a las mujeres, y en especial a su abuela Rosario, que ha sido uno de sus referente en su vida. Un disco al más puro flamenco, con ritmos innovadores. Javier Conde incide y nos recalca que: «Me he hecho fan de este disco que mi mujer ha titulado ‘Leo’, para resaltar la L de libertad. Ella aprendió de los mimbres de su padre, esa independencia y ese concepto de ser libre, que está por encima de todas las cosas, y que hemos intentando también trasmitirles a nuestros hijos».

Javier nos habla de sus hijos que han crecido sin apenas darse cuenta: «Gracias a Dios, Currito ha heredado el talento artístico de la familia Morente y no de su padre para dedicarse a los toros. Actúa en el escenario como percusionista de su madre. Cuando lo presenta entre los músicos, a Estrella se le cae la baba. Curro, aparte de estudiar y formarse, en las vacaciones hace lo que mas le gusta que es subirse al escenario». Por otro lado está «la niña de los ojos» de Javier, la pequeña Estrella que acompañó a su padre en el palco para ver la actuación de su madre. «La niña es bailarina brillante, desde pequeña, le gustaba hacer las coreografía y cuando en casa hacemos una fiesta ella es la que ameniza todo. Este año hemos estado para pocas celebraciones por el tema del fallecimiento de la abuela, que como te he dicho ha sido un varapalo tremendo para Estrella».

El lobby animalista

El diestro Javier Conde, con 47 años y muchos de ellos dedicándose a una profesión, que esta siendo en estos momentos muy cuestionada por un sector de la población que no quiere que se sigan produciendo las corridas, replica que: «Este fin de semana toreé el sábado y las corridas están ahí. Pero es cierto que esta siendo muy difícil. Las políticas animalistas están pegando muy fuerte y además están muy subvencionadas. Es una corriente europea que esta dominada por el ‘lobby’ de las mascotas y que mueven unas cantidades enormes de dinero. De esa manera pueden permitirse el lujo de defender sus no realidades».

El torero Javier Conde
El torero Javier Conde FOTO: Starlite Catalana Occidente cortesía

El torero elogia la labor de la Comunidad de Madrid que ha fichado al matador de toros retirado José Ortega Cano como nuevo miembro del Centro de Asuntos Taurinos. No lo dudo: «es un gran maestro que puede seguir ayudándonos mucho en esta difícil tarea que es ahora torear», sentencia.

Javier recuerda ahora, después de más de 20 años, como si fuera el primer día, el momento que le echó el ojo a Estrella Morente. Estaba tomándose una cañita en una bodega de El Puerto de Santa María, donde acababa de torear, y allí empezó todo: «Yo me enamoré de Estrella al poco de conocernos, y me costó pedirle públicamente que fuéramos novios. Cuando me dio su mano, su padre Enrique Morente, es cuando pude respirar tranquilo». Y luego tocaron campanas de boda ante la imagen de la patrona de Granada, en la basílica de Nuestra Señora de las Angustias. Era el 14 de diciembre de 2001. Ahora Javier, nos cuenta, que han pasado más de dos décadas de una bella historia de amor. «Hoy estamos aquí mas unidos que nunca, porque somos un equipo que recorremos juntos el camino. Estrella y yo en el día a día somos un matrimonio normal. Con los problemas rutinarios. Creo que en el siglo en que vivimos debemos hablar con realismo. Somos una pareja que nos enfadamos y reconciliamos como todo el mundo. Pero que, sobre todo, nos queremos y respetamos». La simbiosis de la pareja es perfecta. A veces coinciden hasta en el trabajo: él en los carteles taurinos y ella en los de alguno de sus espectáculos. Lo dicho, una pareja de tronío, y veinte años «no es nada». Respecto al tema de la boda de su amigo Enrique Ponce con su nueva pareja Ana Soria, el torero no entra. Se da el caso que Paloma Cuevas, es la madrina de Curro su hijo y por respeto no quiere entrar en cuestiones que pueda afectar a ninguno de los dos. «Yo solo te puedo decir que sigo enamoradísimo de mi mujer», recalca.