¿Es el 5G de Huawei una amenaza para la seguridad?

Guerra comercial con China

El secretario estadounidense de Defensa, Mark Esper, advirtió ayer que Huawei es una amenaza para la OTAN, e instó a los europeos a no permitir que el gigante chino de las telecomunicaciones participe en sus nuevas redes 5G. «Si no nos damos cuenta de la amenaza y no reaccionamos, ello podría amenazar la alianza militar más exitosa de la historia, la OTAN», subrayó Esper en la conferencia en Múnich. De su lado, el secretario de Estado Mike Pompeo denunció el «Caballo de Troya» que constituye a su entender la compañía china, cuya participación en las redes 5G occidentales llevará a transferir al «Partido Comunista chino» y los «servicios secretos chinos» los datos de todos los usuarios de la misma.

Poco después, y a través de un comunicado, la empresa privada multinacional se defendió y aseguró que «durante mucho tiempo, el Gobierno de EE UU ha estado utilizando la fuerza de toda una nación para perseguir a Huawei, que es una empresa privada». Huawei está en el punto de mira de la Administración de Donald Trump en el marco de la guerra comercial abierta entre EE UU y China. Washington acusa a la empresa de telefonía de espiar para el Gobierno chino, algo que Huawei ha negado tajantemente. EE UU está presionando a numerosos países que no utilicen las infraestructuras de esta compañía para el desarrollo de las redes de telefonía 5G y emplazándoles a buscar alternativas. Desde mayo de 2019, EE UU ha situado a Huawei en una lista negra que obliga de facto a las empresas y estadounidenses a buscar otros suministradores para sus equipos de telecomunicaciones.

A esto, la empresa agregó que el Gobierno «ha utilizado todas las herramientas que tiene a su disposición, ya sean las legislativas, administrativas, judiciales o diplomáticas, e incluso ha tratado de recurrir a la opinión pública para atacar a Huawei y tratar de interrumpir nuestras operaciones comerciales normales. Raramente se había visto este tipo de ataque antes en la historia». Asimismo, la compañía añadió que «en estas disputas, ningún tribunal ha encontrado que Huawei haya cometido un robo malicioso de propiedad intelectual, o haya requerido que pague daños y perjuicios por la infracción de la propiedad intelectual de otros».