Bill Gates hace 5 años: "Si algo ha de matar a 10 millones de personas, no serán misiles sino virus”

El fundador de Microsoft anticipó en 2015 el riesgo de un microbio “altamente infeccioso” que sería más virulento que una guerra y advirtió de que la comunidad internacional no estaba preparada para una pandemia

Bill Gates, fundador de Microsoft, anticipó hace cinco años cuál podría ser el origen de la próxima gran catástrofe de la humanidad. En una apocalíptica charla TED, en 2015, el empresario alertaba de la posibilidad de que un virus se llevara por delante miles y millones de vidas humanas. Hablaba de un virus desconocido, de una gran virulencia, uno “altamente infeccioso” que pondría al planeta en serios apuros. Aunque el coronavirus no ha sido tan letal como Gates imaginó, lo que está sucediendo parece haberle dado la razón.

La frase que mejor sintetiza todo esto es la siguiente: “Si algo ha de matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra. No misiles, sino microbios”.

El multimillonario supo ver entonces el riesgo de algo parecido a lo que ahora representa el coronavirus: “Puede que sea un virus en que las personas se sienten lo suficientemente bien mientras están infectadas para subirse a un avión o ir al mercado y lo que sucedería es que se extendería por todo el mundo muy rápidamente”.

Gates recordó que la gran amenaza en los años 50 y 60 era otra: “Cuando yo era un niño, el desastre al que más le temíamos era a una guerra nuclear, por eso teníamos un barril como este en nuestro sótano lleno de latas de comida y agua”, contó Gates con el barril situado en el centro del escenario.

“Cuando llegara el ataque nuclear, se suponía que teníamos que ir abajo, agacharnos y comer de ese barril, pero hoy el riesgo más grande de una catástrofe global no se parece a esto. El riesgo se ve así”, dijo mostrando una imagen enorme de un virus.

En su intervención, Gates dijo que en 2014, el mundo pudo evitar un terrible brote de ébola, gracias a miles de trabajadores sanitarios "y también, francamente, gracias a muy buena suerte. Pero ahora es el momento”, sugería en 2015.

En ese momento, Gates ya tenía claro que el mundo no estaba preparado para este tipo de riesgos. Los gobiernos más poderosos de la tierra habían invertido miles de millones en asegurar medios militares para avanzar en la disuasión nuclear, pero no habían invertido fondos para enfrentarse a nuevas y mortíferas enfermedades. “Se ha invertido muy poco para detener epidemias. No estamos preparados para la próxima epidemia”, anticipó. Y acertó.

“Necesitamos contingentes de reserva médica, suficiente personal con el conocimiento y el entrenamiento listo para desplazarse con todas las habilidades. Y luego hay que equipar a estos médicos con los militares”, animaba el empresario. La pregunta que muchos se hacen ahora es si las grandes potencias dieron esos pasos desde el estallido de la epidemia del ébola en África.

“Es momento de poner todas nuestras buenas ideas en operación, desde imaginar escenarios, pasando por la investigación sobre vacunas y el entrenamiento a trabajadores. No hay necesidad de provocar pánico... pero hay que empezar a actuar", advertía.

El coronavirus se ha convertido en la máxima inquietud a nivel mundial. Son más de 100.000 los contagiados en todo el mundo. Aunque la mayoría se encuentran en China, Europa vive con miedo a lo que pueda venir. Sólo en Italia, la cifra de muertos en las últimas 24 horas ha superado a la de China. 168 muertos en el país mediterráneo frente a 36 fallecidos en el país oriental.