Ecuador retira un millar de cuerpos infectados por el coronavirus de las calles

Guayaquil se ha convertido en el epicentro del coronavirus. Enterrar a un ser querido es toda una odisea y surgen todo tipo de ocurrencias

Hay escenas dantescas que superan la realidad, que parecieran sacadas de una película de terror; Pero en tiempos de pandemia todo es posible. El gobierno de Ecuador logró retirar al menos 900 cuerpos de personas que fallecieron en las últimas semanas en sus casas en Guayaquil, epicentro del coronavirus en el país, y donde los sistemas hospitalario y funerario se desbordaron por la pandemia.

“La cantidad que nosotros hemos recogido, con la fuerza de tarea en viviendas, superó las 900 personas fallecidas”, afirma Jorge Wated, quien lidera un equipo de policías y militares creado por el Ejecutivo ante el caos desatado en Guayaquil por la Covid-19. Wated no precisó las causas de esas muertes ocurridas durante la emergencia sanitaria por la pandemia, que en Ecuador deja 7.500 casos, incluidos 333 fallecidos, desde que fuera declarada la presencia del virus el 29 de febrero.

La provincia costera de Guayas concentra un 72% de los infectados. Y en su capital, Guayaquil, hay alrededor de 4.000 enfermos.

La fuerza de militares y policías empezaron hace tres semanas a retirar cadáveres de casas tras fallas en el sistema mortuorio del puerto guayaquileño, que provocaron demoras en el servicio forense y las funerarias, en medio del toque de queda de 15 horas diarias que rige en el país.

Ante la situación, los guayaquileños difundieron por redes sociales videos de cuerpos abandonados en las calles y mensajes de auxilio de familiares para enterrar a sus muertos. El Gobierno ecuatoriano también asumió la tarea de sepultar cuerpos ante la imposibilidad de sus familiares de hacerlo por diversos motivos, entre ellos económicos.

Desde Guayaquil, en una conferencia de prensa virtual, Wated señaló que los restos de 600 personas plenamente identificadas, fueron sepultados en dos cementerios de la ciudad. Otros en fosas comunes. Hace casi dos semanas, Wated anticipó que “los expertos médicos lamentablemente estiman que los fallecidos en estos meses llegarán a entre 2.500 a 3.500 por Covid-19, sólo en la provincia de Guayas”.

Relatos salvajes: el pasajero muerto

En paralelo suceden “relatos salvajes”, “diarios de pandemia”. Una familia ecuatoriana intentó trasladar el cuerpo de un pariente muerto por el coronavirus haciéndolo pasar como un pasajero que iba dormido en el asiento trasero de una camioneta.

Las autoridades detuvieron un vehículo que se movilizaba por esa carretera. En el interior del carro había cinco ocupantes, al parecer todos de la misma familia. En ese momento, los militares exigieron a todos los ocupantes bajar del vehículo.

Cómo lo vamos a despertar si está dormido”, le dijo uno de los pasajeros a un militar que pidió que despertara al supuesto dormido. “Despiértelo, si no, no podrán avanzar", le contestó el uniformado sobre el hombre que se encontraba en la mitad de la silla trasera, con una camisa de cuadros, una mascarilla y un vaquero.

Los hechos quedaron registrados en un vídeo que fue emitido por varios medios locales y reflejan lo que a diario padecen cientos de familias que buscan darle “cristiana” sepultura a sus seres queridos.

Por estos hechos, una mujer y tres hombres fueron detenidos y confesaron que pretendían trasladar al difunto hacia una morgue aledaña para que pudiera ser enterrado.