Daesh, exultante: “hasta Estados Unidos reconocen nuestra red de lobos solitarios”

Los yihadistas aseguran que ya pueden atentar en cualquier lugar del mundo, pero se olvidan de sus fracasos

Portada de Al Naba publicado ayer
Portada de Al Naba publicado ayer FOTO: jmz na

Los terroristas del Estado Islámico (Daesh, Isis) no caben en sí de gozo. Estados Unidos, uno de sus principales enemigos, se han visto obligados, según su visión de las cosas, a reconocer que los yihadistas han logrado conformar una “Red Global” que, a través de medios telemáticos, logra influir de manera efectiva en sus seguidores y simpatizantes para que asesinen a los “infieles”.

Es la realidad y se ha publicado en esta misma web en varias ocasiones: Daesh, y lo demuestran las evidencias encontradas en las últimas operaciones policiales realizadas en España, han logrado, gracias en parte al confinamiento del coronavirus, que algunos de sus seguidores hayan pasado el “test de estrés” y tomado la decisión de ir de las ideas a los hechos, de los proyectos a planificar atentados. Es lo que se proponían cuando a mediados de marzo cambiaron su estrategia con respecto a la pandemia y la convirtieron en un aliada para sus intereses.

Hemos conseguido dirigir ataques en cualquier lugar del mundo”, proclaman en el semanario “Al Naba”, publicado ayer.

Los terroristas se refieren a unas declaraciones del Coordinador de Asuntos antiterroristas del Departamento de Estado, Nathan Sills, quien dijo que el islamismo se desarrolla a partir de un grupo que controla una red global, que difunde ideología extremista y propugna a través de ella la comisión de atentados. Empujan a las personas a cometer ataques individuales, como los ocurridos en varios países con resultado de muerte, el último en la localidad de Reading, en Inglaterra.

Llama la atención que los cabecillas de Daesh tengan que ofrecer en su publicación este relativo gran éxito, además de la narración de los atentados que cometen en los países en los que tienen alguna operatividad, cuando lo cierto es que la acción preventiva de las Fuerzas de Seguridad está evitando, en muchos casos, la acción de estos actores, lobos, solitarios.

Hay veces, por la imprevisto de este tipo de atentados, que no se pueden evitar; pero, si se analiza con un mínimo rigor, se puede concluir que lo que hace Daesh es conformar una especie de “tropa de carne de cañón”, a la que les engañan con el cuento de que es Alá el que les ordena que maten y destruyan y que, por supuesto, si lo hacen tendrán garantizado el cielo.

El asunto de los “lobos” solitarios, después de la dinamización que han sufrido estos individuos durante el confinamiento, es realmente preocupante para Occidente; pero los resultados que ofrecen las Fuerzas de Seguridad nos deben llevar a confiar en los agentes encargados de combatir esta forma de terrorismo.

Además, como hacen todas las bandas delincuenciales, sólo hablan de los supuestos éxitos y nunca de los fracasos, que también los sufren y más a menudo de lo que la opinión pública conoce.