Seguidores afroamericanos del presidente Trump en un acto en la Casa Blanca en febrero de 2020LEAH MILLISREUTERS

“Si Trump es absuelto clamará venganza contra los republicanos”

El ya ex presidente de EE UU es el primero sometido dos veces a un “impeachment”. Si sale absuelto pasará los próximos años buscando venganza

Hace tan solo cincuenta años, el juicio político presidencial se consideraba una novedad en Estados Unidos. En ese momento, solo un presidente de los Estados Unidos había sido acusado; Andrew Johnson, en 1868, y había sido absuelto. La mayoría de los expertos consideraban que la acusación de un presidente era tan difícil que su uso futuro era poco probable. ¿Qué cambio ha ocurrido desde entonces?.

Un presidente, Richard Nixon, en 1974, renunció ante un probable juicio político por parte de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y Bill Clinton, en 1998 y, Donald Trump, en 2019 y 2021 han sido acusados por la Cámara. Clinton fue absuelto en un juicio en el Senado en 1999, al igual que Trump en 2020. Trump ahora enfrenta un segundo proceso en el Senado. No se conoce todavía una fecha para el inicio del juicio, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aún no ha enviado oficialmente una notificación de la acusación de Trump al Senado. El juicio de Trump tendrá lugar después de que deje el cargo.

La acusación es un proceso que ocurre en etapas. En la primera etapa, la Cámara de Representantes debe votar uno o más artículos del juicio político. Estos cargos formales identifican qué delito o delitos presuntamente cometió el presidente. La Constitución de Estados Unidos especifica los motivos para el juicio político como traición, soborno u “otros delitos graves y faltas”. Esta tercera categoría de delitos es amplia, pero no se extiende a los desacuerdos partidistas sobre la dirección de la política nacional. Más bien, es un término tomado de la ley de acusación inglesa y fue entendido por los redactores de la Constitución para incluir varios tipos de delitos que un funcionario podría cometer.

Estos crímenes incluyen: violaciones graves de la Constitución o deber constitucional jurado; mal uso o abuso de los poderes constitucionales; incumplimiento de las funciones constitucionales de un funcionario; traición al interés nacional; violación de la confianza pública o abuso de la fe por deshonestidad o falta de integridad en el comportamiento público; violaciones graves y deliberadas de las leyes penales; y falta grave no criminal que el Congreso juzgue incompatible con la función, propósito o dignidad del cargo.

El 13 de enero de 2021, la Cámara de Representantes aprobó un artículo de acusación contra Donald Trump. Fue acusado de incitar a la insurrección el 6 de enero, cuando los manifestantes pro Trump irrumpieron violentamente en el Capitolio con el fin de interrumpir la certificación formal de los resultados de las elecciones presidenciales. El cargo también hace referencia a los “esfuerzos anteriores de Trump para subvertir y obstruir” la certificación de la victoria de Biden, así como a su llamada telefónica del 2 de enero al funcionario electoral principal de Georgia alentándolo a “encontrar” suficientes votos para cambiar los resultados electorales del estado. Además, el artículo lo acusa de amenazar la seguridad nacional, la democracia y la Constitución, y actuar de una manera “manifiestamente incompatible con el autogobierno y el Estado de derecho”.

Estos dramáticos cargos se ajustan a la definición de “delitos graves y faltas”, tal como lo entendieron los redactores de la Constitución de Estados Unidos. Lo que sigue es el segundo juicio de Trump en el Senado.

Condena con dos tercios

Una delegación de “gerentes” de la Cámara presentará el caso de la culpabilidad de Trump, mientras que los abogados designados por Trump defenderán su caso contra el cargo. Dos tercios de los senadores presentes deben votar para declararlo culpable para condenarlo; para un presidente en funciones, la destitución es la sanción automática. A un ex presidente no se puede destituir, pero el Senado tiene la opción de descalificarlo para ocupar cualquier cargo de “honor, confianza o beneficio” en Estados Unidos.

Esa sanción, que es lo que realmente busca la Cámara, solo requiere una mayoría de votos. Nadie sabe si el Senado condenará a Trump, pero el líder republicano, el senador Mitch McConnell de Kentucky, dice que está abierto a ver la evidencia. Si McConnell vota para destituir a Trump, es probable que otros republicanos se unan a él. Si lo hacen suficientes, el Senado descalificará a Trump de un cargo futuro.

El magnate ya ha dicho que está considerando otra carrera presidencial en 2024; la descalificación pondrá fin a su carrera política y probablemente a gran parte de su influencia política. Si es absuelto, Trump probablemente pasará los próximos años buscando venganza contra los republicanos del Congreso que votaron en su contra y buscando una reivindicación en otra carrera por la Casa Blanca.

*Ryan Barilleaux es profesor de Miami University (Ohio, EE UU)