Suecia anunciará hoy restricciones más duras para frenar una tercera ola

Las autoridades sanitarias alertan de un aumento de los contagios de coronavirus por la propagación de la cepa británica

Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe sueco, durante un conferencia de prensa telemática el pasado enero
Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe sueco, durante un conferencia de prensa telemática el pasado eneroJANERIK HENRIKSSONEFE

Mientras otros países europeos contienen en aliento a la vista de la caída de los casos de coronavirus, Suecia asiste las últimas semanas a una mayor incidencia de la covid-19 tras un mes en caída. Desde el pasado viernes, el país nórdico registró 10.933 casos y 64 muertes, lo que suma un total de 642.099 y 12.713, respectivamente, desde el inicio de la pandemia hace ya un año. Durante los últimos 14 días, Suecia suma 445 casos por cada 100.000 habitantes.

Unas cifras que han desatado la alarma entre las autoridades sanitarias suecas, que se disponen a anunciar este miércoles una nueva batería de restricciones anti covid para evitar una tercera ola. Actualmente, permanecen disponibles el 20% de las camas en cuidados intensivos.

La causa detrás del aumento de contagios estriba en el fuerte crecimiento de la cepa británica, la variante 1.1.7., que suma el 27% de los casos diagnosticados en la región de Estocolmo. En opinión de Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública (FHM), resulta “casi inevitable” que la variante se convirtiera en la dominante tanto en Europa como en Suecia “en unas pocas semanas o un mes”.

Durante su rueda de prensa quincenal, el epidemiólogo sueco explicó que “ha habido algunas oscilaciones, pero en las últimas semanas la subida es, por desgracia, clara. Es imposible decir si estamos en una tercera ola, con suerte y si seguimos las medidas vigentes podremos evitarla”.

Con todo, Tegnell no consideró inevitable que Suecia entre en una tercera ola de coronavirus. “Si tenemos suerte, todos podemos ayudar, y si todas estas medidas van bien, podemos evitarlo. Pero está muy claro que si no mejoramos nuestra adherencia, existe un gran riesgo de que estemos en el camino hacia una tercera ola”, explicó.

La tasa de mortalidad por covid-19 en Suecia es de 124,21 por cada 100.000 habitantes, tres veces más que Dinamarca, nueve que Finlandia y diez que Noruega, aunque por debajo de países como Bélgica, Reino Unido, Italia, España y Portugal.

Si bien la FHM declinó adelantar en que consistirán las nuevas restricciones, no parecen que supongan limitar los viajes internos en el país después de la experiencia navideña. “Estábamos bastante preocupados de que hubiera un pico después de las vacaciones de Navidad, especialmente. Pero en realidad pudimos ver que alcanzó su punto máximo justo antes de Navidad, y siguió bajando durante varias semanas después de que todos regresaron, de modo que las vacaciones en sí No provocará un aumento del número de casos “, explicó Tegnell.

Con todo, las autoridades suecas descartan aliviar las restricciones antes del verano ante el peligro que representan las nuevas cepas de coronavirus. El Gobierno del socialdemócrata Stefan Löfven se ha comprometido a que toda la población adulta esté inmunizada a finales de junio. Sin embargo, la campaña de vacunación, como en toda Europa, se ha visto ralentizada en las últimas semanas por los problemas de suministro de las farmacéuticas.

Las medidas actualmente en vigor en Suecia incluyen la prohibición de eventos públicos para más de ocho personas, un límite en el número máximo de clientes permitidos en tiendas o gimnasios, y reglas de distanciamiento social en restaurantes. También se les pide a la población que trabaje desde casa si es posible, que limite la socialización a un pequeño grupo de personas y evite situaciones en las que pueda producirse hacinamiento.

Mascarillas en transporte público

La región de Estocolmo sigue los pasos de Västergötland, Västerbotten, Gävleborg y Sörmland y endurece las medidas para combatir la pandemia después del rebrote que sufre desde comienzos de mes. Durante las dos primeras semanas de febrero, los casos de coronavirus crecieron un 24% en la región alrededor de la capital sueca. En la tercera, la incidencia fue mayor y se registró un aumento del 27%.

Una cifras tan preocupantes han obligado a actuar a las autoridades sanitarias regionales, que instan a utilizar la mascarilla en el transporte público en todo momento, no solo en hora punta como se recomendaba hasta ahora. “Necesitamos incrementar mucho el uso de mascarillas faciales”, explico este martes a la Prensa Rotzén Östlund, responsable de de enfermedades infecciosas de Estocolmo. “Póntela antes de entrar a la tienda”, añadió, porque “no sabes si terminarás o no en una situación en la que no podrás mantener la distancia”.

Östlund también recomendó no salir fuera durante las vacaciones de invierno que comienzan la próxima semana en Suecia y, en todo caso, instó a los centros educativos a optar por la enseñanza a distancia durante la semana posterior para evitar un aumento de los contagios entre los alumnos.