China se prepara para imponer más controles sobre Hong Kong

El Partido comunista celebra su congreso anual en el que planea garantizar que solo los “patriotas” puedan gobernar Hong Kong

Policías paramilitares chino junto a una pancarta que representa al presidente chino Xi Jinping, no lejos de la sede del Congreso
Policías paramilitares chino junto a una pancarta que representa al presidente chino Xi Jinping, no lejos de la sede del CongresoROMAN PILIPEYEFE

Es muy probable que China dé a conocer nuevos controles políticos sobre Hong Kong en la reunión de esta semana de su parlamento oficial, un congreso que seguramente consolidará el poder del presidente Xi Jinping, informa The Guardian. Pekín planea garantizar que solo los “patriotas”, los leales al partido comunista, puedan gobernar Hong Kong, según un discurso de un alto funcionario chino antes de la reunión anual del Congreso Nacional del Pueblo.

La reunión sirve como una importante muestra de cambios de poder y políticas dentro del opaco sistema de partido único de China, aunque los miles de delegados tienen poco que decir sobre las leyes que aprueban y las discusiones son en gran parte un teatro político. La ley de seguridad nacional, que se ha utilizado para amordazar al movimiento a favor de la democracia de Hong Kong, fue anunciada en la reunión del año pasado.

Esa sesión se retrasó desde su fecha habitual de principios de marzo, ya que China luchaba por contener la pandemia de Covid-19. Este año, el Congreso y su organismo asesor se reunirán según lo programado, aunque por menos días de lo habitual, y promoverán una narrativa oficial de triunfo sobre el coronavirus y el éxito económico.

China ha logrado en gran medida contener la pandemia dentro de sus fronteras, mediante estrictos cierres y controles sobre los viajeros internacionales. Ha desarrollado sus propias vacunas, que está utilizando como parte de un impulso diplomático global para reforzar su influencia. También fue uno de los pocos países del mundo en registrar oficialmente crecimiento económico en 2020, y recientemente afirmó haber terminado con la “pobreza extrema” en casa.

Presión del Occidente

Pero los triunfos internos de Pekín se producen en un momento de creciente presión de las potencias occidentales sobre las políticas autoritarias en el país, su manejo de los primeros días de la pandemia y las investigaciones posteriores sobre los orígenes del Covid-19, y su comportamiento agresivamente expansionista hacia Taiwán.

Se han acumulado sanciones diplomáticas y comerciales contra Pekín por su intervención en Hong Kong y abusos de los derechos humanos en el oeste de Xinjiang.

Es probable que estos problemas se vean exacerbados por las nuevas políticas sobre Hong Kong que se den a conocer en el Congreso de este año. En un discurso publicado esta semana, el jefe de la oficina de asuntos de Hong Kong y Macao, Xia Baolong, dijo que el sistema electoral de la ciudad tenía que ser “mejorado” para cerrar las lagunas y garantizar la “gestión integral de Hong Kong por parte del gobierno central”. Fuentes gubernamentales anónimas han dicho a los medios de comunicación que es probable que los cambios alteren el proceso de las elecciones al Consejo Legislativo de la ciudad y la composición del comité para elegir al líder de la ciudad, conocido como el director ejecutivo. Actualmente, el comité incluye concejales de distrito, la mayoría de partidos prodemocracia que obtuvieron una victoria aplastante en las elecciones de noviembre de 2019. Los cambios marcados han causado preocupación incluso entre algunos políticos favorables a Pekín.