La Eurocámara pospone la votación del Brexit

Aumentan las tensiones entre Bruselas y Londres tras la decisión del Gobierno británico de modificar unilateralmente parte del Protocolo de Irlanda

El primer ministro británico Boris Johnson llegando a Downing Street
El primer ministro británico Boris Johnson llegando a Downing StreetDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

En la capital comunitaria el malestar es palpable y nadie quiere disimularlo. Por eso, este jueves la conferencia de presidentes de la Eurocámara –el órgano que representa a las familias políticas del hemiciclo- decidió posponer la fecha de votación del acuerdo comercial del Brexit entre la Unión Europea y Reino Unido sellado en Nochebuena, el cual tiene que ser ratificado antes del próximo 30 de abril.

Reino Unido anunció la noche del miércoles su intención de modificar unilateralmente parte de lo establecido en el Protocolo de Irlanda. Éste es uno de los puntos del Acuerdo de Retirada de la UE que ha provocado mayores fricciones entre Londres y Bruselas a lo largo de todas las negociaciones. La decisión de Johnson ha sido duramente criticada en el seno de la UE, que ve con preocupación esta acción.

La intención de Downing Street es prorrogar unilateralmente hasta octubre el “periodo de gracia” concedido a empresas de distribución y exportadores que envían mercancías desde Gran Bretaña hasta Irlanda del Norte. Como es sabido, pese a pertenecer a Reino Unido, Irlanda del Norte quedó dentro del mercado interior para no volver a imponer una frontera entre las dos Irlandas y preservar así el acuerdo de paz del Viernes Santo.

Se trata de un gesto más político que práctico, ya que el pacto de relación futura entre Reino Unido y la UE ha entrado en vigor de manera provisional, debido a que  que las negociaciones in extremis hicieron imposible completar el proceso de ratificación antes del 31 de diciembre de 2020.

Se esperaba que la votación en sesión plenaria tuviera lugar el próximo mes de marzo, con el tiempo suficiente para que los eurodiputados estudiaran pormenorizadamente el texto, aunque en la capital comunitaria todo el mundo daba por sentado la luz verde sin grandes dramas.

Los movimientos unilaterales de los últimos días, sin embargo,  han enrarecido el ambiente y todo comienza a complicarse. “Si esta es la forma en la que David Frost pretende decir que han regresado los viejos juegos debería tener en cuenta el hecho  de que la Eurocámara no ha ratificado todavía el acuerdo y la puesta en marcha completa del Acuerdo des salida y sus protocolos siguen siendo una línea roja”, criticó hoy el eurodiputado Christopher Hansen.

Críticas desde Dublin

El Gobierno irlandés calificó hoy de «frustrante» la decisión unilateral adoptada por Reino Unido para alterar el acuerdo del Brexit en Irlanda del Norte. Y advirtió de que Bruselas «negocia con un socio» en el que «no puede confiar». El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, realizó esas declaraciones después de que Londres anunciara este miércoles que prolongará el período de gracia postBrexit en los controles fronterizos con Irlanda del Norte.

En paralelo, organizaciones paramilitares unionistas de Irlanda del Norte indicaron al primer ministro británico, Boris Johnson, que retirarán «temporalmente» su respaldo al histórico acuerdo de Paz ante la inquietud generada en torno al protocolo irlandés.

En una carta dirigida al líder conservador, que recogen este jueves medios británicos, estos grupos señalan que mantendrán su postura hasta que el citado mecanismo irlandés sea modificado a fin de asegurar «un acceso sin restricciones a bienes, servicios para los ciudadanos del Reino Unido».