“Occidente podría rechazar toda ayuda económica y emprender ataques militares periódicos contra Al Qaeda y el Estado Islámico”

El nuevo gobierno de los talibanes va a resultar “irreconocible” para las potencias democráticas

Talibanes en el aeropuerto militar de Kabul, la capital afgana
Talibanes en el aeropuerto militar de Kabul, la capital afganaWANA NEWS AGENCYvia REUTERS

Tras el anuncio del nuevo Gobierno talibán, Jason Davidson, profesor de Políticas y Relaciones Internacionales en la University of Mary Washington, analiza las claves de la llegada al poder de los integristas.

¿Aceptará Estados Unidos el nuevo gobierno talibán en Afganistán? Sin ningún miembro que no pertenezca a los talibanes, sin mujeres, con un ministro del Interior buscado por el FBI...

Cúpula talibán FOTO: M. Roselló

Con toda seguridad, el Gobierno de Estados Unidos no estará contento con los cargos del gabinete inicialmente anunciados por los talibanes (especialmente Haqqani). Es muy poco probable que Washington reconozca formalmente a este gobierno, le proporcione ayuda o le permita acceder a las reservas del gobierno afgano. Dicho esto, hay muy poco –más allá del statu quo– que el Gobierno estadounidense parece estar dispuesto a hacer para cambiar el resultado. Sospecho, por ejemplo, que la visita del secretario de Estado, Antony Blinken, a Doha fue diseñada para evitar precisamente este resultado y claramente fracasó.

¿Por qué han tardado tanto los talibanes en formar un Gobierno?

Las divisiones internas de los talibanes son la causa más probable del retraso en la formación de un gobierno. Otro factor probable es la relativa inexperiencia en la práctica de la gobernanza.

¿Cómo lidiará Occidente con el Afgannistán gobernado por los talibanes?

Hay perspectivas de cooperación y ayuda, pero mucho dependerá de cómo actúen los talibanes en los tres ámbitos que les preocupan: derechos humanos, refugiados y terrorismo (tolerancia de Al Qaeda). Si los hechos de los talibanes son coherentes con sus palabras, sería razonable esperar que se reanude cierta ayuda gubernamental. En el peor de los casos, cabe esperar que Occidente rechace toda ayuda y cooperación económica y emprenda ataques militares periódicos contra Al Qaeda y el Estado Islámico (ISIS-K).

¿Qué supondrá para los talibanes controlar todo el país cuando capturen el valle de Panshir?

Controlar todo el país significará que los talibanes pueden centrar todos sus recursos en consolidar el poder frente a la lucha contra los restos de las Fuerzas de Seguridad Nacional Afganas (ANSF). Eso será una mala noticia para los afganos que se oponen a los talibanes y a su ideología.

Como consecuencia, ¿el Estado Islámico se hará más fuerte?

Es demasiado pronto para saberlo. Por un lado, los talibanes dispondrán de más recursos para luchar contra el ISIS-K. Por otro lado, si los talibanes toman el camino moderado que han dicho que van a tomar, el ISIS-K puede atraer reclutas sirviendo de facto de oposición radical. Además, a los talibanes les puede interesar que el ISIS-K siga existiendo, ya que les permite venderse a Occidente como la fuerza moderada del país.