Dos japonesas de 107 años, las gemelas más ancianas del mundo

Durante la mayor parte de su vida, vivieron separadas por 300 kilómetros y solo se veían en eventos familiares

Umeno Sumiyama y Koume Kodama acaban de ver reconocido su récord
Umeno Sumiyama y Koume Kodama acaban de ver reconocido su récord FOTO: foto La Razón

Dos hermanas japonesas de 107 años y 300 días han sido reconocidas como las gemelas idénticas vivas más ancianas del mundo y las más longevas nunca antes registradas, aseguró el Guinness World Records de Japón.

Precisamente en el Día nacional del respeto a los mayores (1 de septiembre), Umeno Sumiyama y Koume Kodama vieron reconocido su récord, superando de esta manera a las centenarias hermanas gemelas japonesas Kin Narita y Gin Kanie, que ostentaban la anterior plusmarca de 107 años y 175 días. Narita murió en 2000 y Kanie en 2001.

Sumiyama y Kodama nacieron el 5 de noviembre de 1913 en la isla de Shodo, en la prefectura de Kagawa, siendo la tercera y cuarta de un total de 11 hermanos. Las hermanas vivieron una juventud marcada por ser objeto de acoso escolar, debido a los arraigados prejuicios contra los hijos de partos múltiples en Japón.

Las gemelas fueron separadas al terminar la escuela primaria, cuando Kodama fue enviada a trabajar como trabajadora doméstica a Oita, en la isla de Kyushu. Con el paso de los años esta última contrajo matrimonio, mientras que Sumiyama permaneció en la isla en la que crecieron para formar su propia familia.

Durante la mayor parte de su vida vivieron separadas por 300 kilómetros de distancia y solo se veían en eventos familiares, como bodas y funerales. No obstante, a los 70 años se volvieron a reunir para comenzar una peregrinación por los 88 templos de la isla de Shikoku, según la acreditó la organización que les otorgó el premio.

En la actualidad, las hermanas viven en residencias de mayores separadas. A Sumiyama se le saltaron las lágrimas al recibir el certificado de manos del personal del centro, aunque a Komiyama, que sufre pérdida de memoria, le costó entender el reconocimiento, aseguró un comunicado de prensa de Guinness World Records.

Japón es conocido por sus supercentenarios –personas de 110 años o más– y en el país se han batido multitud de récords. Entre ellos se encuentra la persona de mayor edad viva, Kane Tanaka, que tiene 118 años, ha sobrevivido dos veces al cáncer y ha padecido dos pandemias mundiales en su larga vida.

El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar Social nipón aseguró la semana pasada que el número de personas de 100 años o más en Japón, que tiene una de las poblaciones que envejecen con mayor rapidez del mundo, ascendía a 86.510, lo que supone una nueva marca.

Según los expertos, esta longevidad se debería a dos factores. En primer lugar, el sistema de salud implantado en el país, uno de los más accesibles, ya que el Gobierno paga hasta un 70% del coste de todos los procedimientos. Una cifra que alcanza el 90% si se trata de un paciente de ingresos limitados. Sin embargo, verdadera causa tiene que ver con un hábito mucho más natural y cotidiano: la alimentación. Un estudio publicado en 2017 por la revista «British Medical Journal» desveló que sus costumbres culinarias tenían el poder de disminuir el índice de mortalidad hasta en un 15%, haciendo hincapié en las enfermedades cardiovasculares y los derrames cerebrales, entre otras afecciones.