Gasolineras sin combustible: el pánico de los británicos y la falta de camioneros secan las estaciones de servicio

BP reconoce que un tercio de sus 1.200 gasolineras se han quedado sin combustible. El Gobierno contesta que sí hay gasolina, pero en las refinerías

Miles de gasolineras británicas se quedaron sin combustible este fin de semana. Así lo aseguró la principal asociación sectorial, mientras los conductores se apresuraban a repostar en medio de una interrupción del suministro debido a la escasez de conductores de camiones. La Asociación de Minoristas de Gasolina, que representa a casi 5.500 puntos de venta independientes, señaló que alrededor de dos tercios de sus miembros dijeron haber agotado su combustible, y que el resto estaba “parcialmente vacío y a punto de agotarse”.

El presidente de la asociación, Brian Madderson, dijo que la escasez era el resultado de “las compras en medio del pánico, pura y simplemente”. “Hay mucho combustible en este país, pero está en el lugar equivocado para los automovilistas”, dijo a la BBC. “Todavía está en las terminales y las refinerías”. Este domingo se formaron largas filas de vehículos en muchas estaciones de servicio, donde los sufridos conductores tuvieron que hacer frente a largas colas. La policía tuvo que ser avisada para que acudiera en una gasolinera de Londres el domingo después de que estallara una pelea en la que participó un hombre que fue arrestado bajo sospecha de agresión. En Chichester se produjo también una disputa entre conductores durante el repostaje de combustible.

La petrolera BP anunció que casi un tercio de sus estaciones de servicio británicas se habían quedado sin los dos tipos principales de combustible, ya que las compras en medio del pánico obligaron al gobierno a suspender las leyes de competencia y permitir que las empresas trabajen juntas para aliviar escasez. Algunos operadores han tenido que racionar los suministros y otros han tenido que cerrar las gasolineras. “Con la intensa demanda observada en los últimos dos días, estimamos que alrededor del 30% de los sitios en esta red no tienen actualmente ninguno de los principales grados de combustible”, dijo BP, que opera 1.200 puntos en Gran Bretaña.

La industria del transporte dice que al Reino Unido le faltan decenas de miles de camioneros, debido a una tormenta perfecta de factores que incluyen la pandemia del coronavirus, una fuerza laboral que envejece y un éxodo de trabajadores extranjeros tras la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea el año pasado. Varios países, incluidos Estados Unidos y Alemania, también están experimentando una escasez de conductores de camiones. El problema ha sido especialmente visible en Gran Bretaña, donde ha contribuido a que se vacíen los estantes de los supermercados y se cierren las bombas de gas.

Después de semanas de creciente presión, el gobierno conservador del Reino Unido anunció el sábado que emitirá miles de visas de emergencia a conductores de camiones extranjeros para ayudar a evitar una Navidad sin pavo o juguetes para muchas familias británicas. El gobierno dijo que emitirá 5.000 visas de tres meses para camioneros a partir de octubre y otras 5.500 para trabajadores avícolas.

Los grupos de la industria dieron la bienvenida al nuevo plan de visas, aunque el Consorcio Minorista Británico indicó que era “demasiado poco, demasiado tarde”. Ruby McGregor-Smith, presidenta de la Confederación de la Industria Británica, afirmó que el anuncio era “el equivalente a arrojar un dedal de agua a una hoguera”.

El ministro de Transporte, Grant Shapps, había pedido antes la calma, diciendo que la escasez se debió exclusivamente a la compra por pánico y que la situación eventualmente se resolvería por sí sola porque no se podía almacenar combustible. “Hay mucho combustible, no hay escasez de combustible dentro del país”, dijo Shapps a Sky News. “Así que lo más importante es que la gente continúe como lo haría normalmente y llene sus autos cuando lo haría normalmente, entonces no habrá colas y tampoco habrá escasez en el surtidor”.

Después de reunirse con Kwarteng, figuras de la industria, incluidos representantes de Shell y Exxon Mobil Corp, indicaron en un comunicado conjunto emitido por el departamento comercial que se habían tranquilizado y enfatizaron que no había escasez nacional de combustible.

Los líderes empresariales han advertido de que el plan del gobierno de contratar a 5.000 camioneros extranjeros es una solución a corto plazo y no resolverá una grave escasez de mano de obra que corre el riesgo de sufrir grandes interrupciones más allá de las entregas de combustible, incluso para los minoristas en el período previo a la Navidad.