Así es como Ucrania ha matado a doce generales rusos desde su cuartel móvil

La ayuda de la inteligencia de Estados Unidos ha sido clave para localizar y abatir a los altos mandos militares rusos

El general ruso Andrei Simonov, muerto en Izium, era un alto comandante de guerra electrónica
El general ruso Andrei Simonov, muerto en Izium, era un alto comandante de guerra electrónica FOTO: La Razón La Razón

El Ejército de Ucrania ha abatido hasta doce generales de Rusia durante los 70 días de invasión. Así lo afirma una investigación del diario The New York Times, que sostiene que EEUU ha proporcionado inteligencia sobre las unidades rusas que ha permitido a los ucranianos atacar y matar a muchos de los generales enemigos que han muerto en acción en la guerra de Ucrania. Hasta ahora se sabía que habían muerto unos ocho generales del Kremlin, pero la cifra de doce ha asombrado a los analistas que siguen de cerca el conflicto.

¿Cómo ha ayudado Estados Unidos a Ucrania? Lo ha hecho suministrando información confidencial sobre la ubicación del cuartel general móvil del ejército ruso, que se reubica con frecuencia para evitar ser localizado. Lo que han hecho después los oficiales ucranianos es combinar esa información geográfica con los datos de su propia inteligencia, lo que incluye interceptaciones de radio de soldados rusos. De esta manera Ucrania ha podido lanzar ataques de artillería más certeros contra el enemigo.

Es sabido que durante la guerra Estados Unidos se ha convertido en los oídos y los ojos de Ucrania en el frente de batalla. Funcionarios norteamericanos sostienen que el apoyo de la inteligencia estadounidense ha sido decisivo en el campo de batalla. Washington ha decidido no enviar soldados a Ucrania, pero se ha comprometido a suministrar armas pesadas a su aliado. De hecho, la versión más reducida del dron Switchblade, ya presente en el campo de batalla, se puede usar para identificar y matar soldados individuales, y podría haber servido para eliminar a un general sentado en un vehículo o que está dando órdenes en el frente.

Estados Unidos, con la CIA y otras agencias de seguridad, han recurrido a satélites clasificados y comerciales para rastrear los movimientos de tropas rusas, asegura The New York Times. John F. Kirby, portavoz del Pentágono, dijo que no van a dar detalles del trabajo de la inteligencia, pero reconoció que Estados Unidos proporciona a “Ucrania información e inteligencia que pueden usar para defenderse”.

Una de las víctimas de esta estrategia ha sido el máximo general de Rusia, Valery Gerasimov, quien según el diario neoyorquino habría resultado herido al visitar la primera línea del frente en el este de Ucrania la semana pasada. Según esta versión, el jefe del estado mayor general ruso escapó por poco de un ataque ucraniano mortal contra una escuela que se utiliza como base militar en la ciudad de Izium, controlada por Rusia. En el ataque murieron alrededor de 200 soldados, incluido al menos un general. Ese general es Andrei Simonov, un alto comandante de guerra electrónica.

Militares ucranianos ajustan un dron en su posición cerca de la ciudad de Izium
Militares ucranianos ajustan un dron en su posición cerca de la ciudad de Izium FOTO: STR EFE

Las unidades de la Guardia Nacional informaron el 30 de abril que vieron un puesto de mando de campo del 2º Ejército ruso en el área y pasaron las coordenadas a los militares cuya artillería disparó contra las posiciones. Según los informes, más de 30 vehículos blindados rusos, incluidos tanques, fueron alcanzados por las salvas de cohetes. La muerte de los generales no es un detalle menor en una guerra que según Ucrania ya ha causado más de 20.00o bajas entre los soldados rusos, a menudo mal equipados y con problemas en las comunicaciones. Según una investigación de “Insider”, el ejército del Kremlin estaría contando con reclutas mal entrenados.

Además de EEUU, otros países aliados de la OTAN están proporcionando información de inteligencia en tiempo real a los altos mandos de Ucrania para golpear a las tropas rusas. Una de las pocas operaciones que trascendió es el suministro de datos durante los primeros días de la invasión, cuando las agencias de inteligencia estadounidenses advirtieron sobre un ataque inminente en el aeropuerto de Hostomel al norte de Kiev, lo que permitió a Ucrania fortalecer sus defensas e impedir que las fuerzas aerotransportadas rusas finalmente pudieran tomar el control del aeropuerto.

Citado por el New York Times, Frederick B. Hodges, ex alto comandante del Ejército de EEUU en Europa y que ahora trabaja en el Centro para el Análisis de Políticas Europeas, asegura que los rusos “muestran poca disciplina, falta de experiencia, arrogancia y falta de apreciación de las capacidades ucranianas. No es difícil ubicar geográficamente a alguien en un teléfono hablando claramente”.

El Kremlin respondió este jueves a la información del NYT asegurando que es “muy consciente de que Estados Unidos, Reino Unido y otros países de la OTAN” proporcionan “constantemente” datos de inteligencia al ejército ucraniano y que esto no impedirá que Rusia logre sus objetivos, según dijo el portavoz ruso Dimitry Peskov.