Defensa

Las cinco armas letales que Ucrania ha conseguido y el dron que aún le falta para frenar a Rusia

Kiev reclama a los aliados de la OTAN armas más avanzadas y de largo alcance, incluido misiles antibuque para romper el bloqueo naval

Un soldado ucraniano dispara un misil antitanques NLAW
Un soldado ucraniano dispara un misil antitanques NLAWVadim GhirdaAgencia AP

Las autoridades de Ucrania han venido reclamando desde el inicio de la guerra el envío de armas pesadas para poder ganar a Rusia en el campo de batalla. Las peticiones del gobierno de Zelenski no han caído en saco roto. La mayoría de las armas solicitadas están llegando con más o menos celeridad, lo que ha provocado una mayor equilibrio militar entre ambos países y el enfado del Kremlin, que ha avisado de que el envío de armas pesadas aumenta el riesgo de una confrontación abierta con países de la OTAN.

Ucrania quiere más armas de largo alcance para golpear a las fuerzas rusas muy por detrás de las líneas enemigas. Prácticamente no tiene armada, pero también ha reclamado misiles antibuque para romper el bloqueo naval que ha aislado al país por mar, impidiendo que saca al exterior sus enormes cosechas de cereales.

El último envío a Ucrania aprobado por la administración Biden es el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad o High Mobility Artillery Rocket Systems (HIMARS). Pero Ucrania aún no ha conseguido todo el equipo militar lo que quiere, como sucede con el dron de ataque MQ-1C Gray Eagle. A continuación repasamos las cinco armas letales que están ayudando a Kiev a frenar los avances de Rusia en el este de Ucrania.

Un kit de misil antitanque Javelin en el stand de Lockheed-Martin en una feria de armamento en Bucarest
Un kit de misil antitanque Javelin en el stand de Lockheed-Martin en una feria de armamento en BucarestROBERT GHEMENTAgencia EFE

Misiles antitanque Javelin

Este misil antitanques de fabricación estadounidense ha causado estragos entre las fuerzas rusas y ya se ha convertido en un símbolo de la guerra en Ucrania. El reducido tamaño y peso (6,5 kg) del Javelin permite que sea transportado y disparado por un solo soldado. Incorpora una mira telescópica de visión nocturna y un sistema de lanzamiento reutilizable. El proyectil tiene un alcance de hasta seis kilómetros y puede impactar sobre tanques, pero también en aviones que vuelan a baja altura. Hasta ahora, Estados Unidos ha suministrado a Kyiv más de 5.500 unidades. El precio por unidad es de 20.000 dólares.

Fuerzas ucranianas en Donetsk
Fuerzas ucranianas en DonetskVadim GhirdaAgencia AP

Cohetes antitanque NLAW

De fabricación británica y sueca, el sistema demisiles antitanque NLAW(Next Light Light Anti-Tank Weapon) es capaz de destruir los carros de combate más avanzados de un solo disparo, pero también coches, helicópteros y autobuses. Es flexible, portátil y muy destructivo. Basta con una hora de entrenamiento para poder usarlo. Dispone de dos modos de ataque: Overfly Top Attack, para objetivos acorazados, y Direct Attack, para objetivos no blindados. Su alcance de 800 metros es menor que el del Javelin, pero también es efectivo a 20 metros, lo que le posibilita alcanzar blancos a muy corta distancia sin necesidad de tener que tomar altura previamente. El NLAW incorpora sensores magnéticos y ópticos que le permiten llegar rápidamente a la ubicación del objetivo. No lleva GPS. El operador solo tiene que seguir al objetivo visualmente durante unos segundos antes de disparar. El NLAW hace el resto.

Un obús M777 operado por soldados de EEUU
Un obús M777 operado por soldados de EEUUUS Defense DepartmentUS Defense Department

Obuses M777

Considerado por algunos como una una obra maestra de la ingeniería, el obús M777, de fabricación estadounidense dispara proyectiles Excalibur de 155 mm, destaca por el uso de un sistema de control de fuego digital guiado por GPS que incluye funciones de navegación y orientación y que permite cuatro disparos por minuto con un alto nivel de precisión a largas distancias, que pueden llegar hasta los 40 y 50 kilómetros. El sistema de este obús remolcado es complejo y tiene varias partes móviles. Pesa 3.800 kilogramos -lo que lo convierte en la pieza de artillería más ligera de su tipo- y mide casi diez metros. Sus dimensiones hacen que pueda ser transportado fácilmente por un helicóptero. Se mueve con un vehículo 6x6 y una tripulación de ocho personas. Bien entrenados, los operadores pueden llegar a la posición y comenzar a disparar en tres minutos.

Estados Unidos envió cerca de 100 drones suicida Switchblade para que Ucrania siga la lucha contra Rusia
Estados Unidos envió cerca de 100 drones suicida Switchblade para que Ucrania siga la lucha contra Rusialarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6c7ed217

Drones kamikaze Switchblade

El dron Switchblade se ha convertido en un arma habitual en los arsenales convencionales y de operaciones especiales del Ejército estadounidense. Existen dos modelos de este avión kamikaze: el Switchblade 300 y el Switchblade 600. Lo que los diferencia es el tamaño de la munición que llevan. El Switchblades 600 pesa poco más de 20 kilos y puede flotar en un objetivo durante 40 minutos antes de lanzarse a velocidades de 115 mph, perforar armaduras y destruir un tanque. Por su parte, el Switchblade 300 es más ligero -en torno a 2,5 kilos- y está destinado a matar personas al aire libre y pasajeros en un vehículo. Puede viajar a 10 kilómetros, flotar durante 15 minutos y sumergirse en un objetivo a 100 mph.

Misil antibuque RGM-84L Harpoon
Misil antibuque RGM-84L HarpoonUS NAVYUS NAVY

Misiles Harpoon

Romper el bloqueo naval ruso frente a la costa ucraniana en el Mar Negro es una misión fuera del alcance de Kyiv en estos momentos. Pese a la destrucción del crucero ruso Moskva con dos misiles Neptune de fabricación ucraniana, Moscú tiene una Armada con base en Sebastopol (Crimea) muy superior a la de su enemigo, por eso el gobierno de Zelenski pidió con insistencia nuevo misiles antibuque tipo Harpoon. A diferencia del Neptune, el Harpoon se lanza desde un barco a través de un cohete propulsor, que acelera el misil hacia el cielo hasta que el motor de turbina incorporado puede tomar el control. Está diseñado para volar bajo -a velocidades subsónicas- para evitar la detección del radar. Lleva una ojiva de 230 kilos y posee un alcance de más de 124 kilómetros. Dinamarca ha sido el primer país en anunciar el envío a Kyiv de una versión actualizada llamada Block II Harpoon.

Un dron de EEUU MQ-1C Gray Eagle
Un dron de EEUU MQ-1C Gray EagleWikipediaWikipedia

Lo que le falta: drones de ataque

Ucrania ha recibido desde el inicio de la guerra drones turcos de ataque TB-2 Bayraktary drones kamikazes Switchblade. Los Bayraktars, capaces de golpear más allá de las líneas enemigas, se han convertido en una auténtica pesadilla para convoyes de suministro y los vehículos blindados rusos, y los Switchblade 300 y 600 han llevado a cabo operaciones quirúrgicas con gran efectividad. Pero Ucrania quiere mayor potencia de fuego y aviones no tripulados más avanzados en línea con los que utilizan los países de la OTAN.

Esa potencia se la puede proporcionar el dronMQ-1C Gray Eagle del Ejército de Estados Unidos, un avión no tripulado de altitud media y larga resistencia. Con una autonomía de hasta 42 horas reforzada gracias a la navegación por satélite, es más grande, más rápido y vuela más alto que sus competidores, además de llevar una carga de armas más letales que el Bayraktar. Propulsado por un motor Thielert Centurion 1.7 Heavy Fuel Engine y fabricado por General Atomics, este UAV va armado con cuatro misiles AGM-114 Hellfire (con un alcance de hasta 11 kilómetros) y bombas guiadas GBU-44/B Viper Strike.

Recientemente, Estado Unidos aprobó la Ley de Préstamo y Arriendo para la Defensa de la Democracia de Ucrania, coincidiendo con el aniversario de la derrota nazi y la Capitulación del Tercer Reich en 1945, lo que permitirá acelerar el envío de este dron reclamada por Kiev desde el inicio de la guerra. Hasta ahora, el suministro de este dron presentaba un problema crucial. Para Rusia, los MQ-1C Gray Eagle son técnicamente equivalentes a misiles de crucero y su transferencia, incluso a países de la OTAN, está regulada por el Régimen de Control de Tecnología de Misiles, un acuerdo internacional destinado a prevenir la proliferación de tecnología de misiles de largo alcance.