Asia

Así han vivido los taiwaneses la «operación reunificación» china

Pekín anuncia que los ejercicios militares alrededor de la isla serán «habituales» a partir de ahora

Turistas visitan una playa a lo largo del estrecho de Taiwán en Pingtan, provincia oriental china de Fujian, el domingo
Turistas visitan una playa a lo largo del estrecho de Taiwán en Pingtan, provincia oriental china de Fujian, el domingo FOTO: Ng Han Guan AP

Los buques de guerra chinos y taiwaneses jugaron el domingo al “gato y el ratón” en alta mar, horas antes de que finalizasen los cuatro días de la campaña militar del Ejército Popular de Liberación (EPL). El Gobierno de Taiwán interpretó que Pekín continuaba con un simulacro de invasión a la isla principal y el Ejército taiwanés inició sus maniobras de defensa cerca de la costa con un despliegue de buques y patrullas aéreas.

Las naves chinas continuaban cerca de la línea del estrecho ayer pasado el mediodía, cuando originalmente cesaban las maniobras militares, según había informado la semana pasada la agencia china Xinhua. El cese de avisos marítimos por las autoridades chinas en las siguientes horas desmintió los rumores de que el EPL extendería sus ejercicios alrededor de Taiwán. Se daba por concluida lo que Pekín ha llamado «operación reunificación».

Taiwán
Taiwán FOTO: Teresa Gallardo

El primer ministro de Taiwán, Su Tseng-chang, calificó en una rueda de prensa el domingo las maniobras militares de Pekín como “arrogantes”. Dijo que la isla nunca aceptará las reclamaciones soberanistas de China y ha garantizado que no cederá a la presión de sus ejercicios militares.

En respuesta a estos cuatro días de incursiones militares de gran escala, las Fuerzas Armadas taiwanesas realizarán simulacros entre los días 9 y 11 de agosto, “para demostrar su capacidad militar”. Asimismo, celebrará otro ejercicio el 5 de septiembre de defensa con tropas terrestres en Pingtung, al sur de la isla principal de Taiwán.

A las inminentes represalias diplomáticas de Pekín a países que han condenado sus maniobras o han respaldado la visita de Nancy Pelosi a Taiwán, se suma el anuncio de ejercicios militares en el Mar Amarillo y Mar de Bohai, próximos a Corea del Sur. Los ejercicios, también con fuego real, comenzarán el lunes 8 de agosto y se prolongarán un mes. Además, Pekín ha avisado que, a partir de ahora, los ejercicios militares alrededor de Taiwán serán “habituales”.

Los temores de que Pekín pudiera atacar Taiwán, por errores de cálculo o intencionadamente, han hecho saltar las alarmas para la comunidad internacional por muchos motivos. Hay quien se ha atrevido a denominarlo “la cuarta crisis del Estrecho de Taiwán”, comparando lo sucedido con las tensiones de 1995-1996. Muchos expertos residentes en Taiwán no comparten esta visión.

Hartazgo y costumbrismo

La controvertida visita de Pelosi despertó un amplio rango de reacciones, pero la mayoría de los 23 millones de taiwaneses ha vivido bajo las amenazas de China durante décadas y dicen estar acostumbrados al ruido de Pekín. “Nada va a cambiar después de los ejercicios militares, habrá uno como éste y luego otro”, contaba un pescador jubilado a “The New York Times”. Una joven residente de Kinmen, a unos 10km de la costa china, decía que hay cuestiones políticas que la gente corriente no puede controlar y que “lo único que pueden esperar es la paz”.

En la última encuesta de opinión de la Universidad Nacional Chengchi, el 1,3% de los encuestados estaba a favor de la unificación lo antes posible, el 5,1% quería la independencia lo antes posible. El resto deseaba alguna versión del ambiguo statu quo.