Internacional

Así es la “estrategia del puercoespín” que prepara Taiwán para defenderse de una posible invasión china

Pekín lleva a cabo los mayores ejercicios militares de su historia frente a la isla y agrava la tensión con Taipéi

China cuenta con un presupuesto en Defensa hasta 13 veces mayor que el de Taiwán
China cuenta con un presupuesto en Defensa hasta 13 veces mayor que el de Taiwán FOTO: Lin Jian AP

La tensión entre China y Taiwán ha ido creciendo en los últimos meses, pero tras la visita a la isla de la presidenta del Congreso de Estados Unidos Nancy Pelosi, Pekín ha lanzado las mayores maniobras militares de su historia frente a las costas taiwanesas, incluyendo lanzamientos de misiles al mar e incursiones en el espacio aéreo de Taipéi. La “operación reunificación” llevada a cabo por el ejército chino incluye la penetración de cazas Su-35, J-16 o J-11, entre otros.

Con las primeras incursiones chinas, la Fuerza Aérea taiwanesa mandó una patrulla aérea como respuesta, aunque no es suficiente debido a la gran desigualdad entre el gigante asiático y la isla. Si China invadiera Taiwán, se desataría una guerra asimétrica, un conflicto en el que Pekín cuenta con una fuerza superior estratosféricamente superior a la de Taipéi. Así, Taiwán se prepara con la “estrategia del puercoespín”.

La invasión rusa a Ucrania es un conflicto bélico que, antes de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenara entrar en el país ucraniano el pasado 24 de febrero, desataba las mismas sensaciones. Más de 160 días después, la contienda ha demostrado que, pese al desequilibrio de fuerzas no asegura una victoria rápida del agresor o del más poderoso. Y así, Taiwán busca protegerse ante la amenaza china, asumiendo la conocida táctica.

De por sí, China cuenta con un presupuesto en Defensa hasta 13 veces mayor que el de Taipéi. Por su puesto, también le rebasa ampliamente en tropas, equipos o armamento. Probablemente, si el conflicto tuviera lugar ahora, el resultado sería el esperado.

Pero la estrategia de Taiwán, consciente de su desventaja, se trataría de defenderse como un puercoespín. Este animal, cuando siente un peligro, despliega sus púas para disuadir a los depredadores más fuertes, y si el depredador le agrede, sufrirá un doloroso castigo que le hará, en algún momento, desistir. “El dolor de pisar las púas del animal se convierte en el principal impedimento para aplastarlo”, explica el diario Taipei Times en un editorial.

¿Taiwán puede resistir ante China?

“Resistir al enemigo en la orilla opuesta, atacarlo en el mar, destruirlo en la zona litoral y aniquilarlo en la cabeza de playa”, es lo que propone este manual. Así, Zeno Leoni, especialista en orden internacional, defensa y relaciones entre China y Occidente en el Kings College de Londres, analizó las tres capas que compondrían la estrategia taiwanesa.

“La capa exterior es de inteligencia y reconocimiento para garantizar que las fuerzas de defensa estén completamente preparadas”, explicó, en un artículo de divulgación sobre la doctrina de defensa taiwanesa para el medio The Conversation. “La capa intermedia del puercoespín consta de un despliegue de fuerzas navales para una guerra de guerrillas en pleno mar con el apoyo de aviones de combate suministrados por Estados Unidos, mientras que la geografía y la población son la columna vertebral de la tercera capa defensiva”.

Embarcaciones pequeñas y ágiles armadas con misiles y asistidas por helicópteros y lanzamisiles desde tierra intentarían evitar que la armada del ejército chino alcanzara la isla. Formosa, con escarpas montañosas, daría ventaja a los defensores. Además, Taiwán cuenta con más de un millón y medio de reservistas, que entrarían en combate si las tropas chinas trataran de invadir el país.

Por otro lado, las armas móviles, versátiles y fáciles de ocultar jugarían un papel importante, del mismo estilo que los sistemas portátiles de misiles Javelin y Stinger en Ucrania han sido toda una pesadilla para los aviones y tanques rusos.

Taiwán es una isla que se encuentra a aproximadamente 100 kilómetros de la costa del sureste de China. Desde que estuviera por primera vez bajo control chino en el siglo XVII, varios conflictos han tenido al territorio como principal protagonista. Así, la guerra entre las fuerzas gubernamentales nacionalistas dirigidas por Chiang Kai-shek y el Partido Comunista de Mao Zedong, que acabó con la victoria y el control comunista de Pekín en 1949. A día de hoy, China considera que está bajo la autonomía china, mientras Taiwán reclama su independencia.