Internacional

La OTAN promete una adhesión “suave y rápido” para Finlandia

Stoltenberg asegura que la Alianza protegerá al país hasta que se complete el proceso de integración

Una vez todos los miembros de la Alianza han dado su correspondiente luz verde, deben notificarlo a EEUU, el país depositario del Tratado de Washington
Una vez todos los miembros de la Alianza han dado su correspondiente luz verde, deben notificarlo a EEUU, el país depositario del Tratado de Washington FOTO: OLIVIER HOSLET EFE

Todo indica que el proceso de entrada en la OTAN de Finlandia puede pulverizar récords. Aunque el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, no ha querido hablar de plazos concretos, ha asegurado que será “suave y rápido”.

Desde 1949, la Alianza ha vivido ocho rondas de Ampliación que han llevado a que los 12 miembros fundadores se hayan convertido en 30 países. Los dos últimos en adherirse a la Alianza militar han sido Montenegro en junio 2017 y Macedonia del Norte en marzo de 2020. Se espera que Finlandia formalice su petición de entrada estos próximos días y que venga acompañada del mismo paso por parte de Suecia. Tras la invasión de Ucrania, los dos países han acabado viéndole las orejas al lobo y quieren estar bajo el paraguas del denominado artículo 5 de la Alianza que asegura que un ataque a uno de sus miembros supone una agresión a todos ellos. El uno para todos y todos para uno.

Una vez que el país ha formalizado su petición de entrada, el artículo 10 del Tratado que regula la política de “puertas abiertas” de la organización asegura que debe ser la Alianza por consenso quién decida dar el primer paso y proceder a una “invitación”. Tras este trámite, comienzan las negociaciones de adhesión que tienen lugar en la sede de la Alianza en Bruselas. Durante estas sesiones, los equipos de la OTAN y el país concernido deben asegurarse de que el candidato cumple con los requisitos políticos y militares, lo que incluye también cuestiones técnicas como la contribución del país al presupuesto común de la OTAN teniendo en cuenta el tamaño de su economía. Además, los países que quieran formar parte de la organización militar deber saber proteger los información clasificada de la Alianza y tener preparados a sus servicios de seguridad e inteligencia.

Si los candidatos no cumplen alguno de los requisitos, se elabora un calendario de reformas, que en algunos casos puede ser completado después de que el país se una a la organización. En el segundo paso del proceso, el país candidato envía una carta dirigida al secretario general en la que acepta estos requisitos y las reformas que debe poner en marcha. Entonces la OTAN prepara los protocolos de acceso al Tratado de Washington para cada país candidato. Se espera que en el caso de Finlandia y Suecia este proceso dure días ya que los dos países cumplen estos requisitos con holgura. La respuesta de la Alianza puede llegar en la cumbre en Madrid los días 29 y 30 de junio o incluso antes. Los dos países nórdicos, miembros de la UE, cooperan con la OTAN desde 1994 dentro del programa de Asociación para la Paz y también participan en maniobras conjuntas y en algunas operaciones como Afganistán y los Balcanes. Según ha señalado Stoltenberg, “Finlandia es uno de los socios más cercanos a la OTAN, una democracia madura, miembro de la Unión Europea y un importante contribuyente a la seguridad euroatlántica”.

Guerra en Ucrania: flanco oriental de la OTAN
Guerra en Ucrania: flanco oriental de la OTAN FOTO: Teresa Gallardo

Pero los trámites no terminan aquí. Después debe ser cada país de la Alianza el que complete el proceso de ratificación según su ordenamiento jurídico. En el caso de Reino Unido, no se requiere el voto de la Cámara de los comunes, pero EEUU exige la aprobación de dos tercios en el Senado. No hay plazos claros estipulados para esta fase que puede durar desde cuatro meses a un año.

Una vez todos los miembros de la Alianza han dado su correspondiente luz verde, deben notificarlo a EEUU, el país depositario del Tratado de Washington. Es entonces cuándo el secretario general invita a los nuevos países a acceder a la organización militar y quedar amparados bajo su paraguas. Según Stoltenberg, la entrada del país nórdico en la organización “fortalecerá tanto la seguridad de la OTAN como de Finlandia” y demostrará que la “puerta de la OTAN está abierta”.

Teniendo en cuanta que la decisión de Finlandia ya ha levantado las iras de Rusia, uno de los interrogantes reside en qué puede suceder con los países candidatos mientras se completa el proceso de ratificación en los 30 países miembros. La OTAN ya se ha comprometido en estas semanas a proteger a los dos países nórdicos y se espera un incremento de la presencia militar. Reino Unido también ha señalado esta semana que saldrá al rescate de Finlandia y Suecia ante un posible ataque de Vladimir Putin.