Internacional

Mélenchon amenaza la mayoría absoluta de Macron en la Asamblea Nacional

El líder de Francia Insumisa acusa a Interior de fraude tras quedarse a solo 20.000 votos del partido del presidente francés

Emmanuel Macron, sentado a bordo de un Airbus H160M, ayer, en una feria de defensa en Villepinte, al norte de París
Emmanuel Macron, sentado a bordo de un Airbus H160M, ayer, en una feria de defensa en Villepinte, al norte de París FOTO: Ludovic Marin AP

Apenas 20.000 votos, un 0,09% del escrutinio, es lo que separan a la alianza de izquierdas de Jean-Luc Mélenchon y el bloque del presidente Emmanuel Macron. Los resultados oficiales de la primera vuelta de las elecciones legislativas confirman la llegada muy cerrada de las dos alianzas políticas más importantes de Francia: la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES), que obtuvo un 25,66% de los votos, mientras la coalición «Ensemble!» (Juntos) de Macron se hizo con el 25,75%, lo que le otorga sólo una diminuta ventaja. Al menos en porcentajes, ya que en escaños proyectados el cálculo es más complejo. Pese a que la alianza de izquierdas dio un buen golpe, Mélenchon no está del todo contento y cree que su victoria es mayor que lo que expresan las cifras oficiales. El líder izquierdista defiende el triunfo de NUPES y acusa al ministro del Interior, Gérald Darmanin, de manipular el recuento al dejar fuera a varios candidatos que formarían parte de la alianza y fueron clasificados como izquierda diversa.

«Los resultados expuestos en el sitio web del Ministerio del Interior eliminan del resultado de la NUPES a los candidatos que fueron apoyados oficialmente por nuestra alianza y de los cuales se informó al Ministerio», dice un comunicado de NUPES, exigiendo igualmente una «autoridad electoral independiente que se deshaga de las prácticas deshonestas de Darmanin». NUPES asegura que sus resultados se elevan a 6.101.968 votos, equivalentes a un 26,8%, mientras Interior le atribuye 5.836.202 votos, el 25,66%.

En términos de circunscripciones, los resultados para la izquierda son enormes. La NUPES pasó a la segunda vuelta en 380 circunscripciones, particularmente en el centro y las principales áreas urbanas francesas. NUPES llegó en primer lugar en 188. Se trata de una diferencia importantísima con respecto a las elecciones legislativas de 2017, en las que los partidos de izquierda que la conforman –Partido Comunista Francés, Los Verdes, Partido Socialista y Francia Insumisa– solo alcanzaron pasar a segunda vuelta –entre todos– en unas 146 circunscripciones. Hoy obtiene casi el triple.

Geográficamente hablando, la izquierda se impuso especialmente en el centro del país y en la región capital. La NUPES ocupa el primer lugar en casi 60 de los 97 distritos electorales de la región Ile-de-France que incluye París y sus alrededores. Como era de esperarse, los suburbios más populares le dieron la más amplia victoria a la izquierda en primera vuelta, en particular el departamento más pobre de Francia, Seine-Saint-Denis. La izquierda también es bien recibida en las grandes ciudades como Marsella, Lyon, Toulouse, Nantes, Montpellier, Estrasburgo y Burdeos.

Mélenchon sigue insistiendo en su sueño dorado, que no abandona desde las presidenciales: sentarse en la silla de primer ministro. «Matignon no se aleja, se acerca», dice el político de extrema izquierda, haciendo referencia a la residencia oficial del primer ministro francés. Un escenario que solo sería posible si alcanza una mayoría de diputados en la Asamblea Nacional y logra estar en posición de forzar a Macron a nombrarlo.

Legislativas Francia
Legislativas Francia FOTO: T. Nieto

Pero las proyecciones no apuntan hacia ese resultado. Las encuestas calculan hoy que la izquierda podría obtener entre 170 y 210 escaños en la Asamblea Nacional en segunda vuelta. Un número mucho más bajo que el que se le vaticina a la coalición de Macron: IPSOS calcula entre 255 y 295 escaños, mientras IPOF Fiducial estima entre 275 y 310.

Los números de NUPES no serían suficientes para obtener una mayoría parlamentaria, pero sí le darían la fuerza necesaria a la izquierda para quitarle la mayoría absoluta que posee hoy el presidente y forzarle a establecer alianzas para lograr la aprobación de sus proyectos de ley. Macron necesita conquistar 289 escaños para obtener la mayoría absoluta. Esta semana será de mucho movimiento político y alianzas. Los expertos señalan que el bloque oficialista buscará una asociación con Los Republicanos, el tradicional partido de derechas, para poder sumar fuerzas y no dejar escapar la mayoría absoluta.

Pero en realidad, todo apunta a que Los Republicanos prefieren mantenerse en llave con UDI (Unión de Demócratas Independientes de Centro-Derecha) durante la segunda vuelta y, una vez instalada la nueva Asamblea Nacional, apoyar los proyectos de ley que verdaderamente les convenzan.

“Los Republicanos será una oposición decidida, pero útil, capaz de votar y enmendar reformas que vayan en la dirección correcta pero también de oponerse severamente a las que van en contra del interés del país”, aseguró este lunes el presidente del partido Christian Jacob. Los Republicanos y sus aliados han calificado a 81 candidatos para la segunda vuelta y esperan obtener de unos 60 diputados. Una cifra que bien podría poner a Macron en la posición que desea: la mayoría absoluta en el Parlamento. Un duelo político complejo, pero interesante que tendrá su segundo y último capítulo este domingo 19 de junio.