Asia

Carrera armamentística

Japón aprueba un presupuesto de defensa récord ante las amenazas de China y Corea del Norte

El Gobierno de Fumio Kishida marca una ruptura con el principio japonés de posguerra de limitar el uso de la fuerza a la autodefensa

Japan's Prime Minister Fumio Kishida, listens the speech of Indonesian President Joko Widodo at the 50th anniversary of the ASEAN-Japan Friendship and Cooperation luncheon meeting at KEIDANREN (Japan Business Federation) in Tokyo, Monday, Dec. 18, 2023. (AP Photo/Eugene Hoshiko, Pool)
El primer ministro japonés, Fumio KishidaASSOCIATED PRESSAgencia AP

Japón aumentará más de un 13% el próximo año el gasto en defensa gracias a un presupuesto militar récord aprobado este viernes en el Consejo de Ministros. La partida acelerará el despliegue de misiles de crucero de largo alcance capaces de alcanzar objetivos en China o Corea del Norte. Servirá también para reforzar el Ejército con aviones de combate furtivos F-35 y otras armas fabricadas en Estados Unidos, a medida que las tropas japonesas colaboran cada vez más con sus aliados y asumen funciones más ofensivas.

El plan presupuestario de 7,95 mil millones de yenes (49.190 millones de euros) para el año fiscal 2024, que comienza en marzo, marca el segundo año de un programa quinquenal de refuerzo militar bajo una nueva estrategia de seguridad que el Gobierno del primer ministro Fumio Kishida adoptó hace un año. Antes, sin embargo, deberá ser aprobado por el Parlamento cuando vuelva a reunirse a principios del próximo año.

El refuerzo de la capacidad de ataque en el marco de la estrategia supone una importante ruptura con el principio japonés de posguerra de limitar el uso de la fuerza a la autodefensa. Japón planea gastar 43 mil millones de yenes (274.000 millones de euros) hasta 2027 para reforzar su poderío militar y casi duplicar su gasto anual a unos 10 billones de yenes (640 millones de euros), lo que convertirá a Japón en el tercer país del mundo con mayor gasto militar, después de Estados Unidos y China.

Con esta medida, Japón incrementa por duodécimo año consecutivo su gasto en armamento. El récord anterior era el presupuesto de 6,8 mil millones de yenes del año pasado. La pieza central del presupuesto para 2024 es el despliegue temprano de misiles de lanzamiento a distancia, que, según los funcionarios, son necesarios para reforzar las defensas aéreas, especialmente para proteger las islas del suroeste de Japón en caso de que estalle un conflicto entre China y Taiwán.

Se destinan unos 734.000 millones de yenes (5.150 millones de euros) a misiles de crucero Tipo 12 y Tomahawks de fabricación estadounidense, así como al desarrollo de misiles de largo alcance de nueva generación. Japón también destinará más de 80.000 millones de yenes (562 millones de euros) al desarrollo de misiles guiados hipersónicos con un alcance de 3.000 kilómetros.

El ministro de Defensa, Minoru Kihara, anunció a principios de este mes la decisión de adelantar el despliegue de algunos Tomahawks y Type-12 a finales de marzo de 2026, un año antes del objetivo original. Los funcionarios dijeron que la medida es el resultado de que Japón se enfrenta a su entorno de seguridad «más severo» en la era de la posguerra, que también le ha llevado a intensificar las operaciones conjuntas con Estados Unidos, Australia, Reino Unido y otros aliados.

Como país con una población que envejece y disminuye rápidamente, no es fácil financiar el aumento del gasto militar ni conseguir el personal necesario. El Gobierno está mejorando los salarios, el bienestar y otras condiciones para atraer a más militares. Funcionarios del Ministerio de Defensa afirmaron que el presupuesto aborda el impacto en los costes de la debilidad del yen y el aumento de los precios a través de medidas como las compras al por mayor y los contratos a largo plazo, recoge Associated Press.

El presupuesto también incluye 1,25 billones de yenes (8.780 millones de euros) para reforzar los sistemas de defensa antimisiles de Japón, incluida la construcción de dos buques de guerra equipados con el sistema Aegis para su despliegue en 2027-2028, con un coste de 373.000 millones de yenes (2.620 millones de euros).

Los buques de guerra tendrán un radar Lockheed Martin SPY-7 que, según las autoridades, podría localizar lanzamientos de misiles difíciles de detectar, incluidos los que siguen una trayectoria de arco alto que Corea del Norte ha utilizado a menudo para probar misiles, incluido el misil balístico intercontinental lanzado esta semana.

Japón destinará 75.500 millones de yenes (530 millones de euros) al desarrollo conjunto con Estados Unidos de interceptores de fase de planeo que se desplegarán en torno a 2030 para contrarrestar los misiles hipersónicos que están desarrollando China, Corea del Norte y Rusia.

Además, Japón destinará más de 70.000 millones de yenes (490 millones de dólares) al desarrollo de un caza de nueva generación con Reino Unido e Italia, cuyo despliegue está previsto para 2035. Los tres países han acordado crear una organización conjunta para desarrollar el caza, en un esfuerzo por reforzar la cooperación en materia de tecnología, producción y venta de armas, en un contexto de crecientes amenazas en el Indo-Pacífico.