MENÚ
lunes 20 mayo 2019
09:43
Actualizado

La mente del asesino

Decano del Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León.

Tiempo de lectura 2 min.

16 de marzo de 2019. 00:52h

Comentada
Jaime Gutiérrez .  Decano del Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León. 16/3/2019

Del documento dejado por Brenton Tarrant tras los atentados de Nueva Zelanda se desprende una verdad y que como él mismo se definía “soy un hombre blanco común y corriente, de 28 años de edad” y este es uno de los problemas de este tipo de terroristas, que pueden pasar sin llamar la atención durante años hasta que se deciden a atentar de forma incluso sorpresiva para los que están a su alrededor.

Lamentablemente no es la primera ocasión en la que nos encontramos con personajes que pretenden cambiar el mundo a través de una acción terrorista, que piensan que "para enseñar a los invasores que nuestras tierras nunca serán sus tierras, nuestra patria nunca será suya, al menos hasta que el hombre blanco viva y que nunca conquistarán nuestro país y nunca sustituirán a nuestra gente" demuestran un estilo atribucional externo en donde el origen de todos los problemas, suyos y de su entorno, se justifica en los enemigos que sienten que le amenazan a él y la los que considera como iguales.

Llegar a expresar que con acciones terroristas como esta una persona puede ser merecedor de “recibir el premio Noble de la Paz” pone en evidencia la existencia de un trastorno de la personalidad que refleja pensamientos autorreferidos y de magnitud absolutamente desproporcionada con la realidad.

Este trastorno de la personalidad se refleja también en otros momentos en los que se menosprecia a los que no piensan como los terroristas, y por lo tanto no tienen un pensamiento rígido y dicotómico, y así nos encontramos con expresiones como "es la realidad de la historia. Despertad" o referencias a la raza a la que pertenece y considera “defender” de un enemigo que identifica y que le lleva a sentirse "satisfecho de haber hecho lo que mejor que he podido para evitar el fin de mi raza".

Poner como incentivo el "vengar la muerte de miles de personas asesinadas por extranjeros invasores" no es más que un mecanismo ligado a una aparente ideología que justifica una acción que se anticipa como socialmente inaceptable y que, por lo tanto, tiene consecuencias psicológicas que, de otra manera, producirían malestar emocional.

El sentimiento de satisfacción por “haber hecho lo que mejor que he podido para evitar el fin de mi raza" contrasta sin embargo pon las ideaciones suicidas que aparecen en el documento, de manera que buscan un modo de perpetuarse a través de las publicaciones de los hechos a través de las redes sociales y además en directo.

Si a este tipo de personas se les rodea de un grupo de apoyo que describe pensamientos ideológicos extremos en donde se identifica a los enemigos comunes, se les facilita el acceso a las armas de fuego y se les brinda una oportunidad en donde se puedan sentir los protagonistas, en este caso del mundo entero, entonces la probabilidad de cometer este tipo de actos se multiplica.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas