MENÚ
miércoles 16 octubre 2019
03:45
Actualizado

El nieto urbanita del mercadillo de pueblo se hace mayor

All Those Food Market da cita hoy a artesanos gastronómicos con disfrutones del buen comer en el TNC

  • Viqui Sanglas, cofundadora del «All Those Food Market»
    Viqui Sanglas, cofundadora del «All Those Food Market» /

    Miquel González/ Shooting

Tiempo de lectura 4 min.

06 de abril de 2019. 18:20h

Comentada
Montse Espanyol.  6/4/2019

Del «Haz que pase», el lema de campaña con el que el PSOE se presenta el 28-A y que ha desencadenado una epidemia de bromas, saben más los emprendedores gastronómicos que hoy reúne, en el TNC, el «All Those Food Market», que Pedro Sánchez y sus enemigos. Saben más la pareja de periodistas que cambió la radio por hornear pasteles en una «food truck», la diseñadora gráfica que hace mermeladas o los fundadores del «All Those Food Market», Viqui y Santi, que tres veces al año reúnen en Barcelona a un elenco de soñadores que un día hicieron que pasara aquello con lo que soñaban.

La historia de Viqui y Santi tiene los ingredientes de los cuentos sobre emprendedores. En 2008, se fueron a Nueva York con una beca. Dos días después de llegar, cayó Lehman Brothers y se declaró oficialmente la crisis económica. Pero ambos siguieron con sus trabajos. Ella, en una empresa que importaba y exportaba zumos, y él, en finanzas. Como dice Steve Jobbs en su célebre discurso en la Universidad de Stanford, de todo se aprende, y esa experiencia les ayuda hoy a «tener visión del mercado» y a «cuadrar costes». Jobbs también dijo: «Encontrad lo que amáis». Viqui y Santi aman el café. Y tras seis años en Nueva York, se fueron a Berlín a aprender de cafés tostados y máquinas para infusionarlo para arrancar un proyecto propio cuando regresaran a Barcelona, su ciudad. Pero en el barrio de Kreuzberg, donde hay una comunidad de cafeteros, descubrieron el Markthalle Neun, «un antiguo mercado como el de Sant Antoni, que los vecinos salvaron de convertirse en un Lidl», cuenta Viqui. Tres emprendedores empezaron a organizar allí mercados gastronómicos con jóvenes artesanos que ofrecen productos cuidados y de calidad. El proyecto les encandiló y cambiaron la idea de la cafetería para empezar a guisar el «All Those Food Market». Cuando tuvieron la receta volvieron a Barcelona. Era 2014, había crisis y encontraron muchos emprendedores, además de artesanos con bagaje, «como los queseros de los Pirineos». Esa misma Navidad, organizaron el primer mercadillo gastronómico en el claustro de la Universidad de Barcelona. Y este fin de semana, celebran ya la 10ª edición con artesanos, chef como los del Gresca o Alegría, y, por fin, una Brew Bar de café para hacer estómagos felices.

Robert Bosch: la receta secreta italiana de tomates que te “encantará(n)”

La del artesano gastronómico Robert Bosch podría ser la historia de cualquiera de los 110 artesanos gastronómicos que hoy se dan cita en el All Those Food Market para alegría de los amantes del buen comer. Hará ya trece años que dejó su trabajo de informático en Barcelona para irse a vivir al Vall d'Aran. «Lo más fácil era trabajar en las pistas de eski», cuenta, y después de diez años cambió la oficina por las montañas. Con los ingredientes de allí, empezó a hacer una receta italiana de tomates secos en conserva, con la que su madre se chupaba los dedos. Los guardaba en potes de cristal y cuando bajaba a su pueblo, a Vilassar de Mar (Barcelona), se los llevaba a su familia, que le hacía la ola cuando lo veía. Un verano, una amiga le propuso llevar algunos de los potes de tomates secos en conserva a una feria que se celebraba en Les. En una bandeja, sirvió unos cuantos tomates acompañados de una rebanada de pan y en un santiamén le volaron los doce potes que tenía. Se animó a ir a otras ferias, primero sólo en verano, pero los tomates gustaban tanto que acabó dejando las pistas de eski. A Robert le fascina la montaña de los Encantats, y tras hablar con el «Espinaler», uno de sus clientes, llamó a sus tomates «EncantAran». Viqui lo descubrió en una feria, le encantaron sus tomates y se lo llevó al «All Those».

Kenji Ueno: Aiueno o cómo fusionar Japón con el Mediterráneo en un plato

El joven cocinero Kenji Ueno tenía un sueño, montar su propio restaurante fuera de Japón. Tenía también una prima que trabajaba para Mitsubishi en Alemania y un verano se fue a verla y, de paso, a conocer Europa. Le gustó más el sol de Barcelona que el frío de Berlín. También Neus Busquets que hoy es su mujer. En Barcelona, cumplió su sueño. Montó Can Kenji, una versión local de las «izakayas», las tabernas de Tokio, platos pensados con buenos ingredientes. La gente se enamoró de sus mezclas locas: el tofu de guisantes y la caballa en salsa de miso. Y en un local de enfrente abrió otra taberna: Aiueno, marca con la que va al «All Those». Para esta edición, ha creado un ramen o un plato de guisantes con bacalao. Le gusta ir para conocer a otros cocineros.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs