MENÚ
martes 20 noviembre 2018
15:57
Actualizado
  • 1

Un estudio relaciona la abstención sexual en Cuaresma con la fecundidad

Durante siglos ha permanecido vigente en las poblaciones católicas un precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante esos 47 días

  • La observación de las directivas morales católicas fue muy importante antes de la popularización del uso de los métodos anticonceptivos y la planificación familiar
    La observación de las directivas morales católicas fue muy importante antes de la popularización del uso de los métodos anticonceptivos y la planificación familiar / La Razón
Valencia.

Tiempo de lectura 2 min.

14 de septiembre de 2018. 20:14h

Comentada
V. R. .  Valencia. 15/9/2018

Un estudio elaborado por la Universitat de València (UV) ha demostrado que el precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante la Cuaresma repercutía en una disminución de las concepciones y en un repunte posterior al periodo.

Los resultados han constatado que la población fértil tendió a respetar el precepto religioso y que los factores socioculturales -en este caso, la observación de las directivas morales católicas-, fueron muy importante antes de la popularización del uso de los métodos anticonceptivos y la planificación familiar.

Los investigadores han constatado que durante siglos ha permanecido vigente en las poblaciones católicas un precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante la Cuaresma, periodo que comprende los 47 días anteriores a la Pascua de Resurrección.

Las conclusiones del estudio evidencian que la estacionalidad premoderna de los nacimientos «no estaba solo regulada por el calendario agrícola y por el medio ambiente (aunque estos influyeran en gran medida), sino que también estaba condicionada por los preceptos religiosos».

Esta investigación también arroja luz sobre cómo a lo largo del siglo XX, la población dejó de observar el precepto religioso de interdicción de las relaciones sexuales durante la Cuaresma.

La erosión de esta influencia se inició sensiblemente antes en las ciudades de más de 50.000 habitantes que en los municipios menores de 10.000, y, en conjunto, su efecto desapareció completamente en torno a 1980, con la última etapa del descenso de la fecundidad, la cual se situó por debajo del umbral de reemplazo y ha permanecido así hasta el día de hoy.

Los investigadores también han detectado que a partir de 1980 se produjeron más concepciones en los meses con más fines de semana, un efecto coherente con las distribuciones de tiempos de trabajo y de ocio de la sociedad actual.

Últimas noticias