La más lujosa forma de adentrarse en los tesoros del Amazonas

El próximo mes de noviembre zarpará el Aqua Nera, un sueño hecho embarcación para conocer las aguas negras más bellas del planeta.

Esta historia tiene de todo: exotismo asiático, el río más largo y legendario del mundo, cocina de altísimo nivel y hasta reminiscencias cinematográficos. ¿Alguien da más? No, ¿verdad? Pues vayamos por partes. A través de una ceremonia budista, el pasado mes de junio se botó el Aqua Nera, una embarcación creada con supremo mimo por el estudio Noor Desing durante más de un año en el astillero vietnamita Hai Minh.

Más de 17.000 kilómetros en un carguero para que el flamante barco de Aqua Expeditions llegara a la ciudad brasileña de Belem. Desde allí, Amazonas arriba, el Aqua Nera remontó hasta adentrarse en Perú y acercarse a Iquitos, punto central de la lujosísima expedición que se pondrá en funcionamiento el próximo mes de noviembre.

No hace falta presentar al Amazonas, pero nunca están de más algunos datos para causar sensación: Más de 7.000 kilómetros de longitud y verdadero pulmón del planeta. Allí se pueden ver y escuchar al 20% de las especies de pájaros de todo el mundo. Se calcula que 40.000 especies de plantas crecen por allí y que más de 400 especies de mamíferos, 1.300 de aves, 400 de anfibios y las mismas de reptiles viven en el entorno del Amazonas.

De la presencia de muchos de ellos podrán disfrutar aquellos afortunados que naveguen a bordo del Aqua Nera en un recorrido que recuerda al que emprendió Carlos Fitzcarrald en 1895 y que Werner Herzog llevó al cine en su premiadísima película “Fitzcarraldo” (1982).

Pero no es ciencia ficción sino una fabulosa realidad que la cocina de la embarcación corre a cargo del prestigioso chef Pedro Miguel Schiaffino, una absoluta garantía en los fogones.

El Aqua Nera presenta 20 suites de diseño, incluidas 4 interconectadas, y muchos más lujos de los que poder disfrutar en pleno Amazonas; desde piscina al aire libre hasta spa, pasando por gimnasio y cine. Ahora bien, ya que estamos donde estamos, nada mejor que las plataformas de observación situadas a cada extremo de la embarcación y las propias vistas al río más largo del mundo con las que cuentan todas las suites.

Las travesías están pensadas para que duren entre 3 y 7 noches y el precio establecido comienza a partir de los 3.500 euros.