Obra maestra de Ferrari en subasta: el 250 GT podría valer 10 millones de euros

Uno de los 72 Ferrari 250 GT del Tour de Francia saldrá a subasta en RM Sotheby’s el próximo mes de agosto. ¿Superará los 10 millones de euros?

Ferrari 250 GT
Ferrari 250 GTFerrari 250 GT Ferrari 250 GT

Un Ferrari 250 GT LWB “Tour de France” de 1958, el 52º de los 72 coches que salieron de la fábrica de Maranello, se subastará en RM Sotheby’s los días 13 y 14 de agosto. Todavía no hay una estimación oficial de la subasta, pero es posible que se venda por más de 10 millones de euros.

El coche está construido con carrocería de aleación por Scaglietti, tiene el número de chasis 1031 GT y fue pintado originalmente en el color ‘Giulietta Blue’ de Alfa Romeo, con una franja roja al estilo Le Mans y un revestimiento interior marrón havana.

Estos detalles fueron solicitados explícitamente por el propietario original, Jacques Peron, un industrial francés y experimentado piloto de coches, que compitió varias veces en las 24 horas de Le Mans y ganó el Rally de Marruecos en 1951 y 1953.

Ferrari 250 GT
Ferrari 250 GTFerrari 250 GT Ferrari 250 GT

Entre las modificaciones que quería Perón estaban un motor de 250 TR, un capó abatible para facilitar el mantenimiento en carretera, un freno de mano montado en el túnel de transmisión para el arranque en pendiente, espacio para dos ruedas de repuesto para las carreras de resistencia, un amperímetro en lugar de un reloj y un altímetro para calcular cuándo cambiar los surtidores del carburador.

Perón había pedido que el 250 GT Berlinetta estuviera listo al menos tres semanas antes del Tour de Francia de 1958, en el que iba a participar, para tener tiempo de probarlo, familiarizarse con el volante y solucionar cualquier problema. Todo esto está documentado en la correspondencia entre Maranello y Perón, de la que se conserva una copia.

Ferrari entregó el coche, negándose a instalar ciertas especificaciones solicitadas por el cliente, incluyendo el motor 250 TR y el freno de mano montado en el túnel, pero ofreciendo instalar el altímetro si Perón lo proporcionaba personalmente a la entrega.

El piloto francés, emparejado con el deportista estadounidense Harry Shell, terminó el Tour de Francia en cuarto lugar en la general a pesar de los daños sufridos en su alerón delantero, pero se sintió decepcionado por el hecho de que Ferrari no satisficiera sus demandas y decidió vender el coche a otro francés, René Cotton, en 1958.

Ferrari 250 GT
Ferrari 250 GTFerrari 250 GT Ferrari 250 GT

Tras varios cambios de propietario en la década de 1960, el Ferrari Berlinetta TdF fue adquirido en 1972 por David y Mary Love, apasionados propietarios de deportivos como un Ferrari 250 Testa Rossa y un Alfa Romeo 6C 1750 Zagato.

La pareja Love utilizó el coche para competir en numerosos eventos como el Monterey Historic en 1973 y 1974, el primer Copperstate 1000 en 1991, La Carrera Real en 1992 y los Colorado Grands seis veces entre 1990 y 1995.

El Ferrari fue adquirido por el actual propietario tras el fallecimiento de David Love en 2014, con la documentación meticulosamente conservada a lo largo de los años. Este detalle contribuyó al trabajo de restauración destinado a preservar al máximo la originalidad de los componentes.

El Sr. y la Sra. Love habían tenido la precaución de conservar una muestra de la pintura original “Giulietta Blue”, que fue cuidadosamente igualada por Charlie Potts, gracias también a las muestras de pintura original Scaglietti que poseía Ottis, durante la restauración de la carrocería.

El interior fue meticulosamente acabado para ser lo más fiel posible a los originales con la ayuda de fotografías de época, incluyendo el compartimento trasero de vinilo negro que podía albergar dos ruedas de repuesto y el reposacabezas del asiento del pasajero, ambos solicitados a Ferrari por Perón cuando se encargó el coche.

Incluso las ruedas de radios Borrani conservan su reproducción original de tres orejas para devolver al coche el mismo estado en el que Perón lo recogió en 1958, antes de competir en el Tour de Francia.

El coche debutó en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach en 2016, terminando tercero en su categoría y desde entonces se ha conducido ocasionalmente antes de ser exhibido de nuevo en el evento californiano en la Casa Ferrari para las celebraciones de 2019.

El coche es probablemente uno de los Berlinettas “Tour de France” más bonitos que existen. Su valor se ve reforzado por la considerable documentación y los meticulosos registros de mantenimiento conservados desde la década de 1970, así como por las copias de la correspondencia entre su propietario original y Ferrari.

Ahora sólo queda esperar menos de un mes hasta la venta en subasta para ver si algún afortunado comprador está dispuesto a ofrecer el equivalente a 10 millones de euros o más.