Detenido el conductor del autobús que se dio a la fuga tras atropellar mortalmente a un hombre en Madrid

Tras el arrollamiento, el conductor del vehículo continuó la marcha. Ha sido arrestado en su domicilio de Pozuelo

La Policía Nacional ha detenido al conductor del autobús interurbano madrileño que este domingo atropelló y causó la muerte de un hombre de 49 años en Aravaca, con quien había mantenido una discusión de tráfico momentos antes, según han indicado fuentes policiales a Efe.

El hombre, que es de nacionalidad española nacido en 1964, fue arrestado a última hora de la tarde en su domicilio en Pozuelo de Alarcón por agentes del Grupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional.

La labor de identificación de este individuo ha sido complicada ya que en la base de datos de la empresa de transportes aparecían dos autobuses de la ruta 654A en el mismo lugar y hora del atropello. Además, ambos conductores alegaban que no habían tenido problemas con nadie durante su jornada laboral, según han informado fuentes policiales a Efe.

Sin embargo, gracias a la descripción aportada por los testigos del suceso y los restos encontrados bajo el vehículo, los agentes han completado las gestiones para apresar a este hombre, que ya ha sido puesto a disposición de los investigadores del Grupo V de Homicidios, que son los responsables del caso.

Tras el arrollamiento mortal, el conductor del autobús continuó la marcha y terminó en Moncloa su ruta, que cubre el recorrido entre Moncloa y La Cabaña (Pozuelo de Alarcón).

El atropello tuvo lugar en torno a las 14:30 de este domingo en la confluencia de las calles Ana Teresa y Pléyades, ha informado Emergencias Madrid. La víctima había mantenido una discusión de tráfico con el conductor del autobús interurbano, al que recriminó una acción. Posteriormente, el hombre fue atropellado mientras que el autobús continuó la marcha. Algunos familiares de la víctima tuvieron que ser atendidos por psicólogos.

Samur-Protección Civil solo pudo confirmar la muerte del hombre ya que tenía lesiones irreversibles, lo que ha hecho inviable cualquier intento de reanimación.