La Delegación del Gobierno prohibirá manifestaciones el 8-M con más de 500 asistentes

José Manuel Franco asegura que no se arrepiente de las celebradas el año pasado

José Manuel Franco asegura que no se arrepiente de las celebradas el año pasado . En la imagen Manifestacion por el 8M en Madrid.
José Manuel Franco asegura que no se arrepiente de las celebradas el año pasado . En la imagen Manifestacion por el 8M en Madrid.©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco ha asegurado que “no va a haber una manifestación del 8-M como la del año pasado pero sí se van a permitir las concentraciones que no superen las 500 personas y en las que se garantice, entre otras medidas, la distancia de seguridad”.

En este sentido ha afirmado que “hemos recibido ya alguna comunicación sobre manifestaciones del 8-M y no se han prohibido porque mantienen los parámetros exigidos ahora mismo por la pandemia. Se comprometen a guardar la distancia de seguridad y que serán de menos de 500 personas.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid desaconseja las concentraciones de más de 500 personas y estamos siguiendo a rajatabla esa recomendación”. Algo que no parece importar a líderes políticos de la formación morada.

Franco además ha añadido que “vamos a hablar con aquellas aquellas organizaciones que pretendan llevar a más de 500 personas para que busquen fórmulas alternativas, para que esta justa reivindicación para que no implique un atentado contra la salud”.

Sobre la autorización de la manifestación del 8-M del año pasado cuando la Covid-19 ya estaba en Madrid asegura que no se arrepiente “y no porque la justicia me haya dado la razón, sino porque el año pasado no había ni un solo dato objetivo que nos pudiera llevar a prohibirla, este año sí que los hay. Haberla prohibido en aquel momento hubiera sido prevaricación”. Franco sigue así las recomendaciones de Sanidad de la Comunidad de Madrid ante el riesgo claro de contagio que traería una gran concentración de personas en una manifestación.

Con todo, debemos recordar que la magistrada Carmen Rodríguez-Medel acordó el sobreseimiento provisional de la investigación del 8-M al considerar que, tras las diligencias practicadas en el procedimiento, no hay indicios suficientes de que el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, cometiera un delito de prevaricación al permitir la manifestación feminista.