Madrid en rama: dónde beber buenos vinos de Jerez en la capital

Es ímprobo el esfuerzo de los jerezanos en la promoción de su tesoro universal. Y en la capital ya hay un montón de espacios para disfrutar de él

Taberna Averías
Taberna Averías

Madrid es el mejor puerto de mar, pero también se está convirtiendo en una bodega excepcional que acoge, gozosa, los versátiles, sensoriales y excelentes vinos de Jerez. Se bromea con la vagancia de los andaluces, y tal vez sea este el escarnio humorístico más injusto de todos, sobre todo si hablamos del ímprobo esfuerzo que realizan los jerezanos en la promoción de su producto más universal. En la capital, donde siempre tenemos muchas ganas de probar lo último y lo que está más de moda, hay un montón de buenos espacios para disfrutar y maridar estas referencias. Y como los lectores de esta humilde columna saben, nuestra misión sagrada es la de tentarles. Y en ello estamos.

Originaria de 1650

Taberna Averías, en plena «Ponzano Street», puede presumir de contar con más de cuatrocientas referencias de vinos por copa (sí, han leído bien) y acompañarlos de una carta apetitosa y castiza de bocados y tapas. Sobresale en su oferta de vinos españoles los excelentes vinos de Bodegas Tradición. Originaria de 1650, puede presumir de ser la única bodega del Marco de Jerez dedicada en exclusiva a vinos VOS y VORS (con más de 20 y 30 años de edad, respectivamente). Sus vinos son puros y naturales, extremadamente limpios y exquisitos. De hecho, y hasta la fecha, es la bodega jerezana más galardonada a nivel nacional e internacional y la que más veces ha revalidado sus premios a lo largo de los años.

Otro sitio donde trabajan bien esta D.O. es Sagrario Tradición, excelente restaurante de cocina tradicional revisada con guiños a Madrid y referente indispensable de las buenas mesas de la capital. Tienen, por cierto, un divertido PX Mojito, con Pedro Ximénez, lima, hierbabuena y ginger ale, perfecto para alargar este trago tan estival en los meses de fresquito y caída de la hoja que nos aguardan. Y si uno quiere centrarse más en el bebercio que en la parte gastro, pues vayan a ustedes a La Venencia, en el barrio de Las Letras, que es un sitio al que hay que ir, por lo menos, una vez al año. Palabra de amigo.

En La Malaje

Otro grandísimo sitio para comer meridional y beber excelentes vinos de Jerez es La Malaje de Manuel Urbano. No sé si sigue por allí el grandísimo sumiller Sergio Ortiz (también muy ducho en aceites), pero la carta es toda una oda a los exquisitos vinos del Marco. Finos, pedros ximénez, olorosos, palo cortados, amontillados… casi cuarenta referencias que deben armonizarse con la exquisita propuesta de este cocinero cordobés que ha hecho por la cocina andaluza mucho más de lo que se le reconoce, al menos desde el punto de vista de este escribiente, que algo sabe del tema.

Crianza biológica

Subiendo un poquito la puntería y la consiguiente «dolorosa», también manejan bien a Jerez en Dani Brasserie. Hay poquito, pero muy bueno, como el palo cortado de Manuel Aragón, elixir exquisito que se embotella a mano y cuenta con 96 señoriales puntos Peñín. Los que disfruten con los vinos más intensos deben probar la manzanilla pasada Pastora de Barbadillo, fruto de una larguísima crianza biológica que debilita algo su flor, oxida levemente el vino y lo dota de estructuras complejas pero que gustan mucho a los entusiastas del vino con carácter. No se puede terminar este artículo sin apuntar Surtopía, otro excelente embajador de lo andaluz en Madrid. José Calleja brinda una importancia singular a los vinos jerezanos, con más de cincuenta referencias de toda clase y condición.

Taberna Averías
Taberna Averías
No te pierdas

Un mojito de PX

El Marco de Jerez está vivo y Madrid lo entiende así. El Sagrario tradición hacen una versión de un mojito clásico con Pedro Jiménez, ginger ale, hierbabuena, y tiene la chispa la gracia y la seducción del Sur y América.