Medio ambiente

Cocinas solares, churros gratis y otras cosas que no te han contado de la Cumbre del Clíma

Pistoletazo de salida a la Cumbre Climática. A las cinco de la madrugada el recinto ferial de Ifema ya estaba en pleno funcionamiento. Había que preparar sillones, arbolitos, churros y manzanas. Ambientes de diseño y comida gratis. No se ha escatimado ni un euro para esta cumbre climática.

Publicidad

Este primer día no ha sido una jornada de gran actividad. Muchas salas vacías, tantos delegados intercambiando tarjetas y haciéndose selfies mientras Sánchez, Pelosi, Gutiérrez ocupaban el escenario. Una de las delegaciones más nutrida de África procede de Kenya. También están las feministas indígenas peruanas. Hay una activista que ha venido, vía terrestre, desde Japón, ha tardado un mes en llegar a Madrid, pero no es tan afortunada ni famosa como Greta Thunberg. Desplazamientos en barco, tren y bus en tercera clase han computado como tiempo de trabajo.

Por los pasillos, entre las casetas de las diferentes delegaciones, un madrileño podía tropezar con cocinas solares, robots para la investigación del fondo marino y también un grupo que sostiene la energía nuclear como solución al CO². Mientras tanto, en el pasillo que separa los pabellones de la Feria de Madrid, los restaurante fast food seguían en plena actividad.