Economía

La producción de automóviles se redujo a la mitad en marzo y será casi nula en abril

Las factorías españolas dejarán de fabricar unas 380.000 unidades durante el confinamiento. También caen las exportaciones de uno de los sectores que más aporta a la balanza de pagos española

El cierre de las factorías de automóviles en España provocado por el confinamiento obligado del estado de alarma costará dejar de producir más de 380.000 vehículos. Las primeras cifras preocupantes han llegado con el cierre del mes de marzo que, tras el parón industrial a partir de mediado de mes, ha hecho que la fabricación descienda ya un 14,6% en el acumulado del año. Algo que ha afectado directamente a la exportación de vehículos, que en el tercer mes del año ha tenido un resultado negativo del 37,7%.

Según los datos de la asociación de fabricantes Anfac, la producción de vehículos en España se redujo prácticamente a la mitad en el mes de marzo. La fabricación cayó un 45% en el tercer mes del año, hasta las 143.737 unidades, a causa del cierre total de las plantas de producción a partir del 16 de marzo. El acumulado de fabricación del primer trimestre se coloca en las 646.221 unidades, un 14,6% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Como esta situación se ha prolongado durante casi todo este mes de abril, el cuarto mes del año se cerrará con una producción prácticamente nula. De este modo, las previsiones de los fabricantes es que en el presente ejercicio se fabriquen unos setecientas mil automóviles menos, con lo que el conjunto del año se cerrará con una cifra ligeramente superior a los dos millones de unidades. Estas cifras colocan la situación en el mismo entorno de fabricación de los peores años de la crisis económica, cuando el dato más bajo de fabricación se situó en los 1.979.000 unidades registrado en 2012.

Se estima que la reactivación de las fábricas será a un ritmo muy lento y que la falta de demanda por la crisis económica que se avecina seguirá paralizando las instalaciones. No hay que olvidar que uno de cada cuatro vehículos que se venden en el mercado nacional se fabrican en España, lo que convierte a nuestro mercado nacional en un cliente de altísima relevancia para nuestras plantas. Además de su efecto locomotora sobre otros sectores, la industria del motor supone el 12% del PIB y el 9% del empleo.

Por ello, los fabricantes ven necesario que se promueva cuanto antes un plan de choque nacional con medidas de estímulo a la demanda y de mantenimiento de esta industria, que se encuentra en una situación de especial debilidad, dado que es el primer y único sector industrial que lleva parado desde el comienzo del estado de alarma. Para ello han solicitado a la titular de Industria una ayuda especial de 300 millones de euros en un plan para promover las ventas y renovar el envejecido parque automovilístico nacional que tiene una antigüedad media de más de doce años y medio.

Por lo que se refiere a las exportaciones, a pesar de la buena aceptación de los modelos fabricados en España en los mercados internacionales, las ventas al extranjero cayeron un 37,7% en el mes de marzo, con 128.958 unidades, cerca de ocho puntos porcentuales menos que lo que se reduce la producción. En el acumulado del año, las exportaciones caen un 11,8%, hasta 529.117 unidades.