Cómo conducir un Citroën desde los 15 años

El nuevo vehículo eléctrico de la marca francesa está a la venta con una entrada de 100 euros y cuotas de 79. Llegará a España en marzo

¿Es un automóvil? Quizás sería mejor definirlo como un objeto de movilidad urbana. Se trata del nuevo Citroen AMI, un ciclocoche totalmente eléctrico para uso eminentemente urbano y que no precisa carnet para desplazarse en él. Por ello, se puede conducir desde los 15 años con permiso paterno. Saldrá en marzo del año que viene y desde noviembre ya se admitirán pedidos. Y su precio puede ser revolucionario: unos 2.650 euros de entrada y luego cuotas de sólo 20 euros al mes durante 48 meses. O de 79 euros mensuales si sólo queremos dar cien euros de entrada.

Su diseño, inconformista y simétrico, es la simplicidad sobre ruedas. Unas 250 piezas de plástico ensambladas acertadamente para conseguir una buena habitabilidad dentro de unas dimensiones muy reducidas, ya que sólo mide 2,41 metros de largo, por 1,36 de ancho y 1,52 de alto. Es decir, caben dos Ami en el sitio donde aparcaríamos un turismo normal. Su peso, incluidas baterías, es de 471 kilos. Como detalle de simpleza, el molde para las puertas es sólo uno. Es decir, es igual la puerta de un lado que la del otro y ello conlleva que cada una se abre en sentido contrario. La del conductor, hacia atrás, como los primitivos Citroen 2CV, sus abuelos. Pero tiene detalles atractivos, como el techo de cristal.

Este vehículo se inscribe dentro de la más pura tradición de Citroen, que ha sido siempre la marca más innovadora desde sus orígenes. La lista de coches emblemáticos de la marca de los dos chevrones es impresionante, con ejemplos como el 2CV, los 11 y 15 Ligeros, los SM con motor Maserati, los Mehari, los DS 19 o 21, los GS… Este Ami puede seguir esa línea en un momento en que el público demanda una alternativa simple y ecológica al transporte público. Con sus 75 kilómetros de autonomía, se puede convertir en el coche complementario de una familia. Y además, su carga es de lo más sencilla: tres horas conectado a un enchufe normal de 220 voltios y batería cargada.

Al volante, confirmamos que es una magnífica alternativa para ir por el centro de la ciudad. Recorrimos todo el Madrid Central con comodidad y metiéndonos por los callejones más estrechos. Su velocidad punta de 45 por hora, es más que suficiente. Y no para de despertar miradas de asombro en cada esquina. Y también puede ser una buena alternativa en lugares de costa o pequeños pueblos. El precio al contado de este biplaza será de unos 6.300 euros y podremos disfrutar de un sistema de movilidad que puede ser el futuro a medio plazo por donde transitarán otros constructores en unos años.