Ciudadanos fracasa: Murcia vota “no” a la moción de censura

El presidente de la Cámara, Alberto Castillo, de Ciudadanos, se ha abstenido

Thumbnail

Ya es definitivo. La Asamblea de la Región de Murcia ha votado en contra de la moción de censura contra el actual gobierno autonómico. Fernando López Miras ha conseguido el apoyo mayoritario de la Cámara y la Región de Murcia ha sido el principal escenario de una crisis que ha precipitado a Ciudadanos y ha fraccionado a esta formación impulsora de la moción, conjuntamente con el PSOE. Lo que se inició hace apenas una semana, y que provocó innumerables réplicas en todo el territorio nacional, ha quedado en un intento no conseguido de sacar al PP del Gobierno murciano.

En una votación nominal y pública, a través de llamamiento, ha comenzado José Antonio Peñalver, la iniciativa de CS-PSOE ha tenido 21 votos a favor y 23 en contra, y una abstención, el PP continuará gobernando con el apoyo de tres “díscolos” de Ciudadanos, un voto de Vox, y otros tres expulsado de la formación de Santiago Abascal, con quienes ahora se prevé iniciar una nueva era del centro derecha.

De esta forma, no ha habido sorpresas. Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez, los tres diputados de Ciudadanos, han votado en contra de la moción, al igual que los tres ex de Vox, Juan José Liarte, Mabel Campuzano y Francisco Carrera. El presidente de la Cámara, Alberto Castillo, de Ciudadanos, se ha abstenido.

“La mayoría de los murcianos ya se habían pronunciado. Habían dicho que no tendríamos que haber llegado hasta aquí”, ha dicho el presidente autonómico tras una segunda jornada intensa en la que los reproches e, incluso, los insultos, han estado a la orden del día.

La coordinadora autonómica de Ciudadanos y candidata a la presidencia, Ana Martínez Vidal, ante un fracaso estrepitoso de la moción de censura tras no recabar los apoyos necesarios, ha pedido al presidente murciano, Fernando López Miras, que convoque elecciones si no prospera la moción de censura. “Si no tiene voluntad de hacerlo, que lo hagan los que le dirigen”.

Martínez Vidal, tras reprochar a López Miras que lidera un sistema de política “corrupto”, ha encontrado tanto en el presidente como en la disidente de Cs, Valle Miguélez, el recordatorio de que ella formó parte tanto del PP como del Gobierno murciano.

El cortafuegos de Moncloa

El portavoz del PP en la Asamblea, Joaquín Segado, ha puesto a la Región de Murcia como “primer cortafuegos de la política radical en la Moncloa. Este es el balance de la fallida moción de censura”. Así lo ha dicho durante su intervención en el pleno parlamentario en esta segunda jornada donde los reproches y las diferencias se han puesto de relieve durante toda la mañana.

“Desde aquí iniciamos el camino para sacar a Pedro Sánchez de la Moncloa”. Además, todo apunta a que a la hora de la votación, tanto el presidente del PP, Pablo Casado, como el secretario general, Teodoro García Egea, acudan al parlamento murciano para sellar la alianza con los tres diputados que fueron expulsados de Vox y que ya han comunicado que votarán en contra de la moción.

“Chorizo”

El secretario general del PSOE en la Región, Diego Conesa, ha iniciado esta mediática moción de censura en la que las provocaciones han marcado el pleno desde el primer minuto en el que ha empezado. Así lo ha dejado en evidencia cuando ha acusado a Francisco Álvarez, uno de los “díscolos” de Ciudadanos, de “pasar de vender chorizos durante 20 años a ser un chorizo”, declaraciones por las que ha sido llamado al orden por la Presidencia de la Cámara.

Conesa, que ha radicalizado su discurso durante estos días, ha cargado contra todos los miembros del PP y con los tres diputados de Ciudadanos, acusando al presidente López Miras de haber “comprado voluntades con sillones”, mientras que al resto les ha dicho que “la vergüenza del transfuguismo les perseguirá toda la vida”.

“Hoy ustedes cometerán una traición a la Región, a todos los que les votaron como miembros de Ciudadanos”, ha asegurado aún teniendo ciertas esperanzas en que la votación salga adelante antes de echar los restos para intentar convencer a la mayoría de la Cámara de que “salga la corrupción” del Ejecutivo regional.

Conesa también ha llevado de nuevo al Parlamento el “pin parental” de Vox, antes de criminalizar todos los acuerdos del “pacto de la vergüenza”, y ha recordado que el proyecto que han impulsado conjuntamente con Ciudadanos es el de la “igualdad de oportunidades”.

En un bronco debate, el socialista ha asegurado que, aunque la moción no salga adelante, “ya ha ganado, porque ha servido para poner al descubierto de lo que son capaces de hacer en el Partido Popular. Solo por eso, ha merecido la pena”.

El PSOE negocia con los “libres” de Vox

El portavoz de los tres diputados expulsados de Vox, los autodenominados “libres”, ha recordado al PSOE que hace apenas 24 horas “estaban negociando con nosotros, y nuestros votos eran pura ambrosía. Ahora nos llaman ultraderecha”.

Todo un ataque que ha reiterado asegurando que son los propios socialistas los que “se ponen en venta cuando se trata de sillones. La crisis de la moción de censura ha terminado, y aunque el enfrentamiento de ayer fue antiestético, hoy la moción resulta inútil”.

Liarte, además, ha dicho que para empezar a negociar, lo primero es la defensa de la libertad de las familias para que puedan decidir libremente por la libertad de educación de sus hijos.

También ha llevado a la Cámara el sistema de financiación autonómica, la falta de infraestructuras, el Corredor Mediterráneo y el Plan Hidrológico Nacional. “Murcia siempre es objeto de mofa y burla”.

“Sinvergüenzas”

De la misma manera, el portavoz de Ciudadanos, Juan José Molina, también ha iniciado su intervención de manera agresiva, tachando a sus excompañeros de “sinvergüenzas”, motivo por el cual también ha tenido que ser reprochado por la presidencia.

Con respecto a los posibles acuerdos que se podrían estar alcanzando con los “libres” de Vox, Molina le ha espetado que “no ha entendido nada” y al final ha acabado pensando “más en nombres para colocar en las Consejerías de Murcia, en conseguir dinero para subvencionar sus organizaciones”.

“A llorar a la llorería”

La portavoz de Podemos, María Marín, también ha sido crítica en su intervención, y ha cargado contra todos los que votarán en contra de la moción. En primer lugar, ha acusado a López Miras de hacerse “la víctima”, y le ha acusado de tener “unas lágrimas que son más falsas que Judas y que la señora Isabel Franco”.

También ha llamado la atención el reproche de los votos en contra de los tres diputados de Vox, a pesar de que ella misma anunció que si Vox apoyaba la moción, Podemos no lo haría. “Señor Liarte, un verdadero samurai se hubiera hecho el harakiri antes de apoyar a una banda de maleantes”.

Contra el presidente murciano también ha tenido palabras, a quien ha acusado de criminalizar las manifestaciones del 8M y luego no pronunciarse sobre las aglomeraciones en un acto de Vox. “Contra las mujeres sí, contra los fascistas no”.

Y, de nuevo, el tema de los vacunados fuera de protocolo. “Miembros de su gobierno hurtaron vacunas, muchas vacunas. Montaron la enésima trama de corrupción, y la lista de vacunados VIP todavía se sigue sin conocer”.