Así se prepara un hospital para hacer frente al coronavirus

Thumbnail

¿Están preparados los hospitales españoles para hacer frente a una posible epidemia de Covid19? Desde que han surgido los primeros casos en España, el Ministerio de Salud y las consejerías de las comunidades autónomas, han ido actualizando los protocolos de actuación. Todos los hospitales tienen que aplicarlos según las características y la logística de cada hospital.

Para el sistema de salud no es la primera experiencia con este tipo de circunstancias: ya ha tenido que enfrentare a la epidemia de gripe H1N1 de 2009 y a los casos de ebola de 2014.

Juan González del Castillo, responsable del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quiere enviar un mensaje de serenidad a la población. “Estamos preparados para enfrentarnos a esta situación. Las personas que presente un cuadro clínico leve, en principio, no deben acudir a urgencias. A los pacientes que tengan dudas de haber contraído el coronavirus, mi recomendación es llamar al 112, explicarle los síntomas. Desde el servicio de emergencias le darán los consejos adecuados sobre los pasos a seguir”.

Castillo explica que el nuevo protocolo incluye realizar la prueba del coronavirus en pacientes con neumonía e infecciones respiratorias graves cuando no se encuentra una explicación a las causas de la enfermedad. La mayoría de los pacientes tienen una sintomatología leve que no necesita de cuidados especiales. En los casos más graves, los enfermos desarrollan problemas respiratorios o de sépsis, que pueden necesitar de soporte vital e ingreso en la UCI.

Cuando una personas con síntomas compatibles con el coronavirus llega a urgencias del Clínico, es trasladado a un circuito de aislamiento. Cuenta con una habitación con una cama para atender un paciente más grave y otra para entender hasta 5 pacientes más leves otro destinada a los sanitarios para ponerse los trajes de seguridad. El Hospital Clínico San Carlos cuenta además con otras dos habitaciones para trasladar pacientes graves pero estables.

“Los tratamientos antivirales están aún en fase de estudio. En determinadas circunstancias algunos fármacos existentes se emplean para tratar los casos más graves pero no hay aún evidencias que se puedan utilizar como tratamientos específicos”.

Los datos muestran que la letalidad de virus es baja y afecta a un segmento concreto de población: ancianos con patologías regresas. El aislamiento y las cuarentena no se hacen por la letalidad de virus sino para frenar la circulación del virus. “Para la población puede ser difícil de entender por qué se tomen medidas de contención tan severas si el virus no tiene una letalidad importante. Todos los esfuerzos van encaminados a evitar que el virus se asiente como un patógeno más entre nosotros”.