Salud

El medicamento más consumido en España aumenta el riesgo de cáncer de estómago

Es un habitual en el botiquín de casa, pero tomarlo a diario eleva cuatro veces más riesgo de desarrollar un tumor estomacal

Uno de cada tres pacientes que toma omeprazol no debería hacerlo
Uno de cada tres pacientes que toma omeprazol no debería hacerlolarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

En España está ampliamente difundido el uso de medicamentos para casi cualquier enfermedad y es común que en cada hogar haya un botiquín con fármacos habituales como el paracetamol, el ibuprofeno o el omeprazol. Al evaluar si nuestro país abusa o no de estas pastillas, se deben considerar varios factores.

Es importante tener en cuenta que existen ciertos patrones de consumo que se mantienen desde hace décadas. Medicamentos como los analgésicos, los tranquilizantes o los antibióticos han experimentado aumentos en sus tasas de consumo de hasta el 50% desde 2010. ¿Es esto mucho o poco? La respuesta adecuada siempre es "depende". Aunque son medicamentos aprobados y, por lo tanto, seguros en las condiciones prescritas por los médicos, debemos recordar que ningún fármaco es inocuo y que es importante no exceder la dosis recomendada ni hacer un uso incorrecto de cualquier pastilla de venta libre en la farmacia.

En cuanto a los principios activos más consumidos en España, encontramos algunos conocidos. Uno de los más ingeridos es el acetaminofén, con más de 43,5 millones de unidades, según los datos de 2020 (los más recientes disponibles en Sanidad). Pero el campeón de todos es el omeprazol, que ocupa el primer lugar con más de 48,5 millones de unidades dispensadas.

Este último pertenece a la categoría de los inhibidores de la bomba de protones (IBP), que son incorrectamente llamados protectores gástricos. Estos medicamentos, también conocidos como prazoles (pantoprazol, lansoprazol, esomeprazol, rabeprazol), actúan bloqueando la producción de ácido en el estómago.

El omeprazol se indica, por ejemplo, para el tratamiento de la esofagitis por reflujo o la regurgitación ácida en la enfermedad por reflujo gastroesofágico, pero muchas personas lo consumen para prevenir algo que, con el tiempo, puede resultar perjudicial para la salud. En su forma más grave, puede contribuir a la aparición de un cáncer gástrico o de estómago.

Uno de los factores de peligro de este cáncer es tener una infección prolongada por Helicobacter pylori, una inflamación persistente en el estómago, la enfermedad de reflujo gastroesofágico o los pólipos. Es muy probable que en todos estos casos los médicos recomienden a quienes lo padecen omeprazol u otro IBP. Además, este cáncer también se ha relacionado con el tabaquismo, la obesidad y las dietas que contienen pocos vegetales y muchas carnes procesadas.

La primera vez que se sospechó sobre este fármaco tuvo lugar en el año 2017, cuando la revista British Journal of Medicine publicó un estudio que señalaba una relación entre el omeprazol y el cáncer de estómago. Los investigadores University College de Londres y la Universidad de Hong Kong analizaron a unas 63.000 personas que habían superado una infección por Helicobacter pylori y se fijaron en que quienes habían sido tratadas con omeprazol tenían más del doble de probabilidad de padecer este cáncer.

Asimismo, descubrieron que el riesgo de cáncer gástrico "aumenta con la dosis y la duración del uso" del medicamento. El estudio explicó que quienes tomaban omeprazol a diario tenían hasta cuatro veces más riesgo de padecer este cáncer que quienes lo tomaban una vez a la semana.

Ahora bien, el debate continúa abierto y existen otros estudios científicos, como este metaanálisis de Alimentary Pharmacology and Therapeutics que afirman que todavía no existe la suficiente evidencia como para asegurar la relación entre omeprazol y cáncer de estómago. Aun así, los autores de esa investigación reconocen que los IBP se están consumiendo en exceso a día de hoy.

Un 25% de los españoles que toman omeprazol no deberían hacerlo

Uno de cada tres pacientes españoles que toma omeprazol no debería hacerlo, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares, en 2016. Según esta investigación, entre ellos se encuentran personas que admitieron consumir alcohol, un 21% porque fumaban y un 65% porque bebían café, lo que hace que el fármaco no resulte efectivo por completo a pesar de su ingesta.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de estómago es el que más ha reducido su mortalidad en las últimas décadas en Europa, y calculó que en 2022 se diagnosticarían 6.913 casos de este tumor. Se trata de un cáncer que afecta en mayor medida a los hombres que a las mujeres: el sexo masculino acumularía en 2022 más de 4.200 casos y el femenino, más de 2.600.

Aunque no se encuentra en el grupo de los tumores más frecuentes de todos, su incidencia es considerable. En el año 2020, murieron en España 4.917 personas a causa de este cáncer. La supervivencia neta a este cáncer se encuentra en el 26% en el caso de los hombres y del 30% en las mujeres.