La misteriosa identidad de un hombre asesinado a tiros y con las manos amputadas

El cuerpo sin vida fue localizado en el río Ebro a su paso por la localidad de Campedró-Tortosa (Tarragona)

Retrato de la persona sin identificar distribuida por la Guardia Civil
Retrato de la persona sin identificar distribuida por la Guardia Civil

La identidad del hombre encontrado muerto en el río Ebro el pasado 8 de febrero sigue siendo una incógnita. Su cuerpo fue rescatado por la Guardia Civil el paraje conocido como Partida Font de Quinto de la localidad de Campedró-Tortosa (Tarragona), en el que había sido abandonado varios días antes. No hay duda de que se trata de una muerte violenta, probablemente relacionada con la delincuencia o con un ajuste de cuentas, ya que presentaba dos heridas de bala , tenía signos de haber recibido una paliza y le habían amputado las manos a la altura de la muñeca para evitar su identificación.

Tras varios días de investigación, los diferentes protocolos establecidos y ejecutados al efecto para la identificación del cadáver no han dado resultado por el momento, no habiendo recibido tampoco denuncias de desaparición al respecto, por lo que la Guardia Civil ha decidido solicitar la ayuda ciudadana.

Los únicos datos de los que se dispone es que se trata de un varón de unos 35-45 años, con una altura de 175 cm y que pesa entre 85 y 95 kilos. Además, no lleva tatuajes ni orificios en los lóbulos de las orejas, aunque destaca una pequeña característica distintiva, una pequeña cicatriz en la región del labio superior izquierdo.

Además, han difundido una imagen realizada por un retratista por si alguien pudiera aportar alguna información relevante para esclarecer su identidad.