Castilla-La Mancha obligará a usar un código QR para entrar en los locales de hostelería

El Gobierno de Castilla - La Mancha relaja las medidas decretadas en la región a partir de este viernes ante el descenso de la incidencia de Covid-19

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha decidido relajar las medidas restrictivas de nivel 3 reforzado decretadas en la región, pasando a nivel 3 ordinario, lo que supone la apertura de la hostelería a un tercio del aforo y cierre de estos establecimientos a las 21.00 horas, al tiempo que volverán a abrir las grandes superficies comerciales y permitirá la movilidad entre municipios y provincias de la comunidad, de la que solo se podrá salir por motivos justificados.

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha informado de las principales medidas adoptadas en el Consejo de Gobierno extraordinario de este jueves para levantar algunas de las restricciones vigentes desde el pasado 18 de enero, excepto en tres municipios que no han conseguido bajar los contagios de coronavirus y en los que se mantienen las mismas medidas: Fuensalida, Torrijos y Casarrubios del Monte, en la provincia de Toledo.

Estas son las medidas que se aplican a partir de este viernes:

El confinamiento perimetral municipal desaparece y deja paso al regional. Los ciudadanos de Castilla-La Mancha podrán moverse libremente dentro de todo el territorio de la comunidad, aunque no podrán salir de la región para ir a otras comunidades autónomas, salvo causa de fuerza mayor.

Se reabre el interior de la hostelería y restauración a un tercio del aforo siempre que se mantengan las medidas de 1,5 metros entre comensales y 2 metros entre distintas mesas. No se permite el consumo en barra ni de pie.

Además, se abren las terrazas al 50% del aforo y con las mismas medidas que en el interior. El cierre de la hostelería y restauración será siempre una hora antes del toque de queda, en este caso, a las 21:00 horas.

Los clientes, eso sí, tendrán que descargarse un código QR para poder entrar en los locales de ocio y así poder tener un registro detallado de todos los movimientos de personas en estos locales.

Se mantiene el toque de queda a las 22.00 horas y la agrupación de personas en un máximo de seis. Abren con un tercio de aforo, bibliotecas, museos y archivos, gimnasios y centros de ocio, pero todavía no se permite la entrada o salida de las residencias y centros sociosanitarios.

Los mercadillos al aire libre seguirán a un tercio del aforo con distancia de 4 metros entre puestos; las tiendas y comercios abrirán también a un tercio y desaparece la limitación del tamaño del establecimiento.

Las nuevas medidas, que se han podido adoptar al haberse registrado un descenso de la covid-19 tanto en la incidencia acumulada como en la ocupación de camas hospitalarias y de UCI, estarán vigentes por un periodo de diez días desde este viernes, 12 de febrero.