España, a un paso de tener más inmunizados que contagiados

Faltan solo 261.819 personas en recibir la segunda dosis de la vacuna y alcanzar un hito cuyo logro es imputable a la UE

Estudiantes de la Escuela Félix Rodríguez de la Fuente reciben clase en la playa de los Nietos, cerca de Cartagena
Estudiantes de la Escuela Félix Rodríguez de la Fuente reciben clase en la playa de los Nietos, cerca de CartagenaNACHO DOCE

España está a punto de alcanzar, por fin, la encrucijada de la que arranca el camino que conduce al final de la pandemia, 13 meses después de que ésta eclosionara. Tras las vacunaciones realizadas por las autonomías a lo largo del pasado fin de semana, el número de personas inmunizadas con las dos dosis preceptivas y, por tanto, protegidas frente al virus SARS-CoV-2 y algunas de sus variantes asciende a 3.108.437, acercándose así al de ciudadanos contagiados desde el mes de marzo de 2020, que ayer alcanzaba la cifra de 3,370 millones de personas.

En otras palabras: aunque el Gobierno falló en su previsión, al asegurar que dicha convergencia se produciría ayer, esta semana previsiblemente sí habrá en nuestro país más personas que gozan de un escudo inmunológico contra la Covid-19 inducido por las vacunas que de personas que han resultado infectadas por el patógeno causante de la enfermedad, atendiendo a los datos oficiales del Ministerio de Sanidad. Faltarían sólo 261.819 personas inyectadas con la segunda dosis para lograrlo.

Se trata de un hito al que se ha referido en varias ocasiones Pedro Sánchez en los últimos meses. Incluso, durante los actos de precampaña de las elecciones a la Comunidad de Madrid del próximo mes de mayo, aunque su logro no es imputable al Gobierno, sino que es atribuible a la Unión Europea (UE), que fue la que negoció la compra de las dosis con los laboratorios farmacéuticos que los fabrican.

A pesar de todo, la vereda que queda por recorrer es muy larga, aunque el propio presidente del Gobierno la haya fijado para finales del próximo mes de agosto. Según los cálculos de Moncloa y del departamento que dirige Carolina Darias, el ritmo previsto de llegada de sueros –los nuevos de la farmacéutica Janssen empezarán a distribuirse a partir de este mismo miércoles– permitiría que a finales del mes de agosto España alcanzase la llamada inmunidad de rebaño, lo que implicaría que estuviese inmunizada completamente el 70% de la población o, lo que es lo mismo, alrededor de 33 millones de personas de nuestro país.

Sin embargo, en los tres meses y medio que han transcurrido de esta histórica campaña, que arrancó el 27 de diciembre en toda la UE, España apenas ha logrado inmunizar con las dos dosis a 3,072 millones de personas.

Contagiados y vacunados FOTO: José Luis Montoro

Para lograr este objetivo clave para recuperar la normalidad y reanudar la hundida actividad económica, los servicios regionales de salud tendrían que inmunizar en cuatro meses y medio a más de 29 millones de personas.

Un imposible con el ritmo actual de llegada de antídotos, según los expertos, aunque posible para el Ejecutivo, que, no obstante, ha ido aplazando la meta a medida que han transcurrido las semanas, introduciendo cambios semánticos en los sucesivos discursos oficiales. Al principio, se iba a lograr la inmunidad de rebaño en España antes del verano. Después se dijo que se lograría a lo largo del mismo, y ahora, tras la última comparecencia de Sánchez para hablar de vacunas, a su finalización, antes de septiembre.

Lograr que el número de inmunizados totales sobrepase al de infectados no ha sido fácil. De hecho, en la actualidad España es el octavo país del mundo con mayor número de personas que han arrojado un resultado positivo en los test de detección de la Covid-19, según el contador de datos sobre la pandemia en tiempo real Worldometer, que pone en evidencia que sólo es superada por estados mucho más poblados que el nuestro como EE UU, India, Brasil, Francia, Rusia, Reino Unido, Turquía o Italia.

España contabiliza más infecciones, por ejemplo, que Alemania, Argentina, Países Bajos, Marruecos y decenas de países de todos los continentes. No es de extrañar por ello que se sitúe en décimo lugar del planeta en número total de muertes por Covid-19, solo por detrás también de países con mayor población.

La generalización de las vacunas amortiguará la cifra de contagios y fallecimientos en todo el planeta, pero la gran amenaza que existe son las nuevas variantes del virus, muchas de las cuales ya circulan por España. Todos los estados están por ello inmersos en una carrera contrarreloj para acelerar la inmunización de la población y frenar la expansión de dichas variantes. Varias de ellas sortean la inmunidad natural adquirida tras una infección o la adquirida después del proceso de vacunación. De ahí que se generalicen también las medidas de restricción de movimientos y de prevención.