La EMA recomienda administrar la segunda dosis de AstraZeneca

Asegura que los beneficios exceden los riesgos en todos los grupos de edad

Thumbnail

Los trombos inusuales con bajos niveles de plaquetas ocasionados por la vacuna de AstraZeneca y la falta de claridad sobre los perfiles de riesgo han ocasionado que los diferentes Estados miembros hayan tomado decisiones contradictorias sobre la administración de esta vacuna. Dentro del seguimiento sobre este antídoto y sus posibles efectos secundarios, la Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) ha dictaminado en su último informe que mantiene su recomendación de recibir la segunda dosis de la vacuna entre las 4 y 12 semanas posteriores a la primera inyección y que en todos los grupos de edad los beneficios del antídoto superan sus riesgos.

En España, hay dos millones de pacientes que tomaron una dosis y que permanecen en el limbo ya que el ministerio Sanidad todavía no ha tomado una decisión sobre si pueden recibir la segunda inyección. Otros países como Francia han decidido sustituir la segunda dosis de este antídoto por los sueros de Pfizer y Moderna, a pesar de que estas vacunas están basadas en una tecnología diferente, la del ARN mensajero.

La agencia europea no respalda este tipo de decisiones ya que considera que no existen evidencias científicas para realizar cambios en las pautas recomendadas. “Los datos disponibles respaldan continuar dando la segunda dosis de AstraZeneca entre cuatro y 12 semanas después de recibir la primera, en línea con las recomendaciones del fabricante. Los datos no respaldan la estrategia de retrasar o evitar administrar la segunda dosis de AstraZeneca. Para quienes no reciban la segunda dosis de esta vacuna, no hay datos suficientes para hacer una recomendación alternativa”, ha asegurado el subdirector de la Agencia Europea del Medicamento, Nöel Wathion.

La EMA no ha aportado en estas semanas ningún dato concluyente sobre perfiles de riesgo que deberían quedar exentos de esta vacuna, pero ha reconocido que la mayoría de los afectados por estos coágulos son mujeres menores de 60 años. Estos indicios han llevado a que algunos países como España hayan decidido no administrar el suero a los menores de esta edad mientras otros como Bélgica han puesto este umbral en los 55 años.

La EMA , sin embargo, sigue considerando que los beneficios superan los riesgos en todos los tramos de edad, especialmente en los más avanzados. “En todos los escenarios la vacunación previene la hospitalización, del ingreso en la UCI y de la muerte. Estos beneficios son más altos en las personas mayores en las que afecta más el virus, ha declarado Peter Arlett, jefe del departamento de Farmacovigilancia y Epidemiología de la agencia.

Vacunación y trombos
Vacunación y trombosJosé Luis Montoro

Según los datos del organismo, estos trombos suceden a una media de 1 de cada 100.000 vacunados. Por tramos de edad, supone 1,9 entre los 20-29 años, el 1,8 entre los 30-39 y el 2,1 entre los 40-49, la cifra más alta en todos los grupos de edad ya que desciende hasta 1,1 entre 50-59. Entre los más de 80, la cifra es tan sólo del 0,4%.

Por el contrario, la posibilidad de contraer el coronavirus y acabar siendo hospitalizado en un escenario de alta incidencia (886 casos por cada 100.000 habitantes) es de 64 por 100.000 habitantes entre los 20-29 años de edad, 81 entre 30-39 y 122 entre 40-49 y 208 entre los 50-59. En los mayores de 80, la cifra asciende a 1234. En el grupo de entre 40-49 años con el mayor riesgo de trombos (2,1%), la posibilidad de acabar en la UCI es de 15 pacientes por 100.000 en un contexto de alta incidencia, 10 de ellos pueden acabar falleciendo.